Banco de España

La deuda de las familias crece al ritmo más alto desde antes de la crisis

Registró un aumento cercano a 9.500 millones en tan solo el mes de junio

Esta subida se debió especialmente al repunte del 4,77% de las deudas relacionadas con el crédito al consumo

Crédito familias

El crédito bancario está dejando ya algunos indicadores que revelan que el largo y traumático proceso de reducción del endeudamiento de las familias y las empresas españolas que impuso el estallido de la crisis está próximo a tocar fin. La deuda de las familias, o el crédito que tienen pendiente devolver al banco, creció en el mes de junio en casi 9.500 millones de euros. Esto supone que el grado de endeudamiento familiar está creciendo al ritmo más intenso desde octubre de 2007, antes de la crisis.

Así, el volumen de deuda total que soportan las familias españolas alcanza los 712.011 millones de euros, según los datos publicados hoy por el Banco de España. La cuantía crece el 1,34% respecto al mes de mayo, si bien todavía desciende el 0,5% en términos interanuales, frente a junio del año anterior, prueba de que el crédito bancario no termina de crecer en términos netos.

Aunque esté próximo a hacerlo, la devolución de deudas bancarias es todavía mayor a la nueva concesión de crédito. Y pese a que el ritmo de incremento de la deuda familiar traiga ecos de los excesos de la pasada crisis, el volumen de créditos acumulados es muy inferior al de hace más de una década. Durante octubre de 2007, el crédito a las familias españolas se había elevado en 12.241 millones de euros, hasta los 861.050 millones de euros. Una cifra que supera en un 20,9% al volumen de deuda que acumulan a junio de este año.

En el impulso al crédito a las familias registrado en el mes de junio, el mayor en lo que va de año, juega un papel clave el auge de la financiación al consumo, del 4,77% en el mes. La deuda acumulada por las familias en este tipo de créditos ha crecido desde los 177.835 millones de euros de mayo a los 186.314 millones un mes después, a máximos de diciembre de 2012.

El auge del consumo

El tirón que en España está registrando el crédito al consumo ha llegado de hecho a llamar la atención del Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, que en su último informe sobre el sector financiero español publicado a principios de julio. “La reciente expansión de los créditos al consumo merece una vigilancia estrecha”, advertían. La financiación al consumo es sin embargo el nicho que está encontrando la banca para sortear el duro entorno de negocio que imponen los tipos cero, con intereses mucho más elevados que las hipotecas, donde la competencia por captar negocio es también muy intensa.

El tipo de interés medio de los nuevos créditos al consumo que concede la banca es del 7,09%, según los últimos datos de junio del Banco de España, una tasa que decae desde el 7,69% del mes de mayo y del 7,35% de junio del año anterior. En las tarjetas de crédito, el interés de las nuevas operaciones es del 20,62% y su concesión creció en junio a un ritmo mensual del 1,5%.

El ritmo de endeudamiento de las familias no es sin embargo tan intenso como en el crédito al consumo. El volumen de crédito hipotecario alcanza a junio los 525.696 millones de euros, con un alza del 0,18% respecto a mayo pero que decae todavía el 2% respecto a junio del mes anterior.

En las nuevas hipotecas que concede la banca también se aprecia un descenso constante de los precios, prueba de la dura competencia que mantiene el sector. El tipo de interés medio de las nuevas operaciones se sitúa en junio en el 1,88%, inferior al 1,93% del mes anterior y al 1,92% del mes de junio del año anterior. Numerosas entidades están ofreciendo de hecho tipos iniciales con diferenciales sobre el euríbor –que ha cerrado julio en el -0,18x%– inferiores a los 100 puntos básicos. Es el caso de BBVA, Liberbank, Openbank, Kutxabank o Ibercaja.

Crédito a empresas

El proceso de reducción de deuda o desapalancamiento de las empresas españolas está siendo también muy intenso y todavía no hay muestras claras de aumento del crédito en este segmento.
La deuda de las empresas españolas con los bancos se situó en junio en los 880.815 millones de euros, casi la misma cifra del mes anterior, de 880.959 millones. Y frente al mismo mes del año anterior, el crédito a las empresas desciende el 2,5%.

El volumen de endeudamiento de las empresas ha retrocedido ya a niveles muy anteriores a la crisis, ya que la deuda empresarial se situa en mínimos de junio de 2006. La reducción de la deuda empresarial en junio se explica sobre todo por la bajada de los valores distintos de acciones y por el descenso de los préstamos del exterior. Por contra, subieron los préstamos de entidades de crédito residentes.

Normas