Acciones a menos de un céntimo: así se desbloquearán las cotizaciones de Vértice y Abengoa

BME bajará el precio mínimo por acción de 0,01 a 0,001 euros como sugirió la CNMV

El objetivo es que los valores puedan cotizar por debajo del umbral actual

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV. EFE

Hay valores que no pueden negociarse porque su precio no puede bajar de los 0,01 euros por acción. Ya ocurrió en 2013 con Banco de Valencia, cuando la cotización se colapsó en ese precio; CaixaBank lo adquirió por aproximadamente la mitad, unos 0,005 euros por título a través de un canje de acciones.

Vértice 360º es otra empresa con una capitalización mínima, de menos de 60 millones de euros, que está estrangulada en Bolsa desde aproximadamente el pasado marzo. No puede bajar del umbral mencionado, y por lo tanto no se mueve. Todas las transacciones que se ejecutan son a ese precio. Lo mismo ocurre con Abengoa B desde el pasado abril: la cotización está en punto muerto en 0,01 euros por título. Igual sucede con Urbas, paralizada en ese precio desde marzo.

Están a punto de comenzar a cotizar 4.656 millones acciones nuevas de Duro Felguera, frente a los 144 millones actuales. La semana pasada la CNMV advirtió a los inversores que tuvieran “especial cautela con sus decisiones de inversión”, pues la cotización era, y continúa siendo (se pagan a 0,056 euros pese a que caen más de un 60%), muy superior al precio de emisión de las acciones nuevas (emitidas a 0,027 euros por título).

La CNMV llamó la atención en marzo, cuando Vértice 360 grados efectuó una macroampliación de capital, pasando las acciones en circulación de 337 millones a 5.984 millones. “Se podría producir una negociación desordenada de las acciones de dicha compañía que transmita una imagen distorsionada sobre su valor”, advirtió en una nota.

El supervisor instó a Vértice a proponer "un contrasplit (agrupación de varias acciones existentes en una acción nueva, de modo que disminuya el número de acciones en circulación y aumente el nominal y el precio de cada acción resultante), lo cual solventaría el problema al permitir que los precios a los que puedan introducirse órdenes en el mercado bursátil no estén limitados a la baja o distorsionados por el precio mínimo de negociación establecido por la Sociedad de Bolsas”.

El supervisor bursátil, al mismo tiempo, solicitó a BME la “conveniencia de revisar dicho precio mínimo a medio plazo, para evitar que situaciones como la descrita puedan impedir la negociación ordenada de ciertos valores”. BME ya tiene una respuesta. “Con el fin de contribuir a la adecuada formación de precios de aquellos valores cuya valoración está por debajo del céntimo, se va a proceder a modificar el precio mínimo por valor establecido en 0,01 euros que pasará a ser de 0,001 euros”. También se establecerá para aquellos valores con una valoración inferior o muy cercana a 0,01 euros, un requisito de contratación de un mínimo de títulos. “El mínimo que se establezca para cada valor se aplicará en la entrada de órdenes permitiendo, en su caso el desglose en las fases posteriores a la negociación”.

El periodo de pruebas arrancará el de 6 de agosto de 2018, para que esté completamente operativo el 28 de septiembre. “Para aquellos valores que a la fecha de puesta en producción prevista tengan un precio igual o cercano a 0,01 euros, se publicará una instrucción operativa en la que se establecerá el lote mínimo de títulos para la introducción de órdenes en los mencionados valores”.

Normas