Los honorarios bancarios de la UE se estancan

Los prestamistas de la zona euro obtuvieron solo un 7% de retorno de capital en 2017

La presidenta del Consejo de supervisión del Banco Central Europeo, Daniele Nouy.
La presidenta del Consejo de supervisión del Banco Central Europeo, Daniele Nouy. Getty Images

Los bancos europeos están atrapados entre la espada y la pared cuando se trata de encontrar nuevas fuentes de ingresos. El Banco Central Europeo (BCE) los ha animado a aumentar los aranceles y las comisiones para compensar el impacto de las bajas tasas de interés. Al mismo tiempo, las autoridades locales los critican por extorsionar a los clientes. Esta aparente contradicción sugiere que la presión sobre la rentabilidad va para largo.

La preocupación del BCE es comprensible. Su política de tasas de interés negativas fue una de las razones por las que los bancos de la UE obtuvieron un retorno sobre el capital de solo el 7% el año pasado. Es por eso que Daniele Nouy, la principal supervisora bancaria de la zona euro, ha pedido a los bancos que aumenten los ingresos por comisiones, que son menos volátiles económicamente que los ingresos por préstamos. Los bancos lo han cumplido debidamente: los prestamistas elevaron los ingresos por comisiones en un 4% interanual a 136.000 millones de euros el año pasado, según datos del BCE, compensando sobradamente una caída en los ingresos por intereses.

Los honorarios y las comisiones representaron el 30% de los ingresos totales de los bancos de la UE el año pasado, frente al 28% de los dos años anteriores. François Villeroy de Galhau, gobernador del banco central francés, pidió un tope a los gastos bancarios, que cuestan a los clientes más desfavorecidos una media de 320 euros por año. Los bancos en otros mercados también han sido criticados por cobrar de más. Los prestamistas británicos han pagado colectivamente más de 30.000 millones de libras en compensación por la venta fraudulenta de seguros sobre reembolsos de préstamos que fueron, en otros tiempos, una gran fuente de ingresos por comisiones.

A pesar del rebote, los ingresos no financieros en los 20 bancos más grandes de la UE cayeron un 22% desde 2007 hasta el año pasado, según Deutsche Bank. Las restricciones reglamentarias, la feroz competencia por la participación en el mercado de la banca minorista y la reducción de las actividades de inversión han jugado un papel importante. Si los bancos de la UE no pueden aumentar significativamente las tarifas, solo tienen dos formas de aumentar la rentabilidad: reducir más costes y esperar a que suban las tasas de interés.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas