BBVA desarrolla con Endesa su propio parque eólico

Se compromete a que el 100% de su consumo sea de energía renovable

Kutxabank y el banco que preside González se convierten en las primeras entidades financieras del mundo en llegar a estos acuerdos

Sede operativa de BBVA en Madrid
Sede operativa de BBVA en Madrid REUTERS

Casi a la par, pero al final se adelantó Iberdrola con Kutxabank a BBVA con Endesa en anunciar el primer contrato de venta de energía renovable a largo plazo de un banco en el mundo (power purchase agreement o PPA, por sus siglas en inglés). Y es que el cambio climático se ha convertido también en un objetivo para la banca, que ha comenzado a poner en marcha proyectos en este sentido.

BBVA decidió hace unos meses tomar la delantera al resto de los bancos, o eso parecía, al anunciar el primer plan estratégico de cambio climático y desarrollo sostenible de una gran entidad financiera que incluía no solo financiación conocida como verde (que ya tienen otras instituciones financieras), sino también soluciones para favorecer la bancarización y la financiación en infraestructuras en educación, salud y vivienda social vinculados al riesgo ambiental.

Ahora el banco que preside Francisco González ha dado un paso más y ha vinculado su suministro de energía a la construcción de un nuevo parque eólico. El parque, que será desarrollado, construido y operado por Enel Green Power España, forma parte del Compromiso 2025 de BBVA: aportará capacidad instalada renovable adicional en España y contribuirá a reducir las emisiones de CO2.

Lo mismo ha hecho Kutxabank, en su caso con Iberdrola. Ambas compañías han firmado un acuerdo de compraventa para el suministro de energía renovable a largo plazo, el primero de estas características que se firma y se anuncia con un banco en el mundo (el acuerdo de BBVA y Endesa también se ha firmado ya).

El contrato estará en vigor durante un periodo de diez años, según han informado ambas entidades en un comunicado. El 100% del suministro de energía será renovable y procederá de la planta solar Núñez de Balboa que Iberdrola construirá en Usagre (Extremadura), cuya capacidad ascenderá a 391 megavatios (MW) y será, según la empresa, el mayor proyecto fotovoltaico de Europa.

El nuevo contrato permitirá a Kutxabank consumir de forma exclusiva este tipo de electricidad renovable en todas sus instalaciones y sucursales bancarias de España. De esta forma, la entidad logrará evitar más de 15.000 toneladas al año de emisiones de CO2, según apunta Iberdrola.
BBVA y Endesa, por su parte, han firmado también un contrato bilateral a largo plazo para la compra y venta de energía verde. El acuerdo cuenta con una novedad sobre el suscrito por Iberdrola y Kutxabank, en este caso incluye la construcción de un parque eólico en España, que garantizaría la producción de 80 gigavatios (GWh) y estaría disponible a partir de 2020.

Enel Green Power España –la filial renovable de Endesa– construirá y mantendrá la planta, y BBVA comprará la energía. La compañía eléctrica suministrará el 30% del consumo de BBVA mediante el parque eólico y el 70% mediante el modelo de suministro tradicional que incluye certificados verdes, tanto en edificios corporativos como en la red de sucursales bancarias.

“Con este proyecto contribuimos a aumentar la capacidad instalada de energía renovable en España, un pilar clave para que nuestro país pueda alcanzar sus ambiciosos objetivos climáticos”, ha señalado Ricardo Forcano, director global de talento y cultura de BBVA.

“Para Endesa, este contrato introduce nuevos modelos de servicios muy innovadores, que permiten ofrecer propuestas que conjugan un suministro de energía competitivo con los compromisos sociales y medioambientales del cliente. Este sistema es una nueva vía para el fomento de las energías renovables, dentro del proceso de descarbonización de la economía en el que Endesa está totalmente implicada”, ha afirmado Javier Uriarte, director general de comercialización de Endesa.

BBVA se ha adherido recientemente a la iniciativa RE100, a través de la cual se compromete a que el 100% del consumo del grupo BBVA en todo el mundo proceda de energías renovables. Además, el Compromiso 2025 incluye el objetivo de reducir un 68% las emisiones de CO2 del grupo BBVA, hasta las 90.000 toneladas.

El consumo energético anual del banco en España asciende a 237 gigavatios (GWh) –equivalente al consumo anual de 67.500 viviendas o al del conjunto de los hogares de la provincia de Soria– y está suministrado por Endesa, a un precio fijo y con garantía de origen.

La firma de contratos de compraventa de energía verde o PPA es una nueva modalidad de suministro, que aumenta el compromiso con la sostenibilidad del medio ambiente, al tiempo que permite ahorros energéticos. En el caso de BBVA, el banco dispondrá de un precio fijo de la electricidad del parque eólico, que supondrá un ahorro anual de aproximadamente el 10%.

En México, BBVA ­Bancomer cuenta con un acuerdo PPA firmado con Enel Green Power –empresa que, al igual que Endesa, pertenece al grupo Enel–, que cubre el 80% de la energía que consume el banco. Y, en Estados ­Unidos, BBVA Compass tiene un PPA que provee el 100% de su consumo energético.

Los compromisos que adquieren los países sobre clima y energía hacen que se incremente considerablemente el interés en energías renovables. Eso es lo que está pasando en los últimos años con los proyectos de power purchase agreement, cada vez más extendidos, aunque es ahora cuando la banca ha decidido sumarse a esta iniciativa, con las dos entidades españolas BBVA y Kutxabank como primeros del mundo en firmar estos tipos de contratos con una eléctrica.

Claves sobre las finanzas sostenibles del banco

Carbón. La entidad que preside Francisco González deja de financiar inversiones de países o empresas dirigidas al carbón y a las centrales nucleares.

Movilización. Su proyecto, denominado Compromiso 2025, establece como principal iniciativa movilizar 100.000 millones de euros hasta 2025 (la mayor parte destinada a financiación), para luchar contra el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible.

Transición. De los 100.000 millones de euros que movilizará el banco para reducir el riesgo medioambiental, 70.000 millones se destinarán a la transición “a una economía baja en carbón” (financiación verde a empresas e instituciones, bonos verdes en el que BBVA actuará como colocador, soluciones para particulares y pymes vinculadas a las energías sostenibles o a fondos de inversión).

Finanzas sostenibles. Se esperan grandes oportunidades de negocio. Se prevén unas inversiones anuales mundiales entre 5 y 7 billones de dólares hasta 2030.

Normas