Abu Dabi venderá Cepsa al menos un 70% por encima de su valor contable

La banca tasa la petrolera en un mínimo de 10.000 millones de euros

Mubadala refleja un valor en libros de la compañía de 6.000 millones

Brent pulsa en la foto

Todo tiene un precio, y el ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, Suhail Al Mazrouei, a la sazón presidente de Cepsa, considera que el de la petrolera que el fondo soberano de uno de sus emiratos, Abu Dabi, compró en 2011 es muy superior a la valoración al que lo tiene registrado en las cuentas de 2017. Mubadala asignó entonces a Cepsa un valor en libros de 25.385 millones de dírhams emiratíes (unos 6.000 millones de euros).

Fuentes financieras señalan que el valor mínimo para hacer caja en la empresa se sitúa en unos 10.000 millones de euros. Es decir, un 66% por encima de la valoración que figura en el último balance de Mubadala.

La próxima semana, la compañía ha convocado una reunión con analistas de cara a su posible vuelta a la Bolsa. Los bancos contratados para coordinar la operación son Bank of America Merrill Lynch, Citi, Santander y Morgan Stanley.

Con todo, no es seguro que el reestreno llegue a producirse. Una portavoz de Cepsa aclara que están en un proceso de dual track, en el que se abre la posibilidad de una salida a Bolsa y al mismo tiempo se sopesa la venta a uno o varios inversores sin ir al mercado. El accionista aún no se ha decidido por qué fórmula optará. Otro escenario es que Mubadala dé entrada a un núcleo duro de accionistas, o inversores ancla, tal y como se intentó en la oferta pública de venta (OPV) de Aena en 2015, y el resto se coloque en el mercado.

El porcentaje que el fondo está sopesando vender ronda el 35% en octubre, como publicó CincoDías el pasado 28 de mayo. La compañía petrolera Vitol, con sede en Rotterdam, y los fondos de capital riesgo CVC y Blackstone se han interesado por la compañía, según ha publicado Bloomberg.

Abu Dabi desembarcó en Cepsa en 1988 y elevó su participación hasta el 47% en 2009 con la compra de las acciones en poder de Santander (32,5%) y Fenosa (5%). Ese año, el fondo adquirió los títulos a 33 euros por acción, con lo que valoraba el total de la compañía en más de 8.800 millones.

El precio pagado entonces fue un 18% superior al que desembolsó dos años después. En febrero de 2011, IPIC (International Petroleum Investment Company), el fondo con el que el país mantenía la inversión en Cepsa hasta que este se fusionó el año pasado con Mubadala, acordó la compra de casi el 49% que Total tenía de Cepsa a 28 euros por título. Ese precio suponía tasar la compañía en unos 7.500 millones de euros. Entonces lanzó una opa de exclusión y la petrolera abandonó la Bolsa española hace ahora seis años.

Hay que recordar que Cepsa cotizaba en torno a 70 euros por título en septiembre de 2008, si bien este precio, que arrojaba una capitalización de cerca de 19.000 millones de euros, estaba condicionado por una mínima liquidez de la compañía en el mercado. El capital que se negociaba libremente en Bolsa –free float, en la jerga– era inferior al 5%.

Impulsada por el crudo

Abu Dabi sondea la venta de Cepsa en un momento especialmente propicio para el negocio de las petroleras. Y es que el Brent ha registrado en los últimos meses una espectacular escalada. En el último año el valor ha subido cerca de un 10%, hasta cerrar ayer por encima de los 72 dólares por barril. Llegó a rozar en mayo los 80 dólares.

Mubadala pretende cerrar la venta de Cepsa este otoño. Y exprimir así los que pueden ser los últimos compases de un mercado del petróleo equilibrado. El Brent se ha beneficiado del pacto entre los países de la OPEP y otros externos para reducir la producción de crudo y elevar el precio de esta materia prima. Sin embargo, el consenso en el cártel saltó por los aires el mes pasado ante la intención de Arabia Saudí y Rusia de aumentar el ritmo de bombeo y la frontal oposición de Irán o Venezuela. Además, la guerra comercial hace temer que se mantenga el crecimiento de la demanda.

Diferente era la situación cuando Abu Dabi lanzó la opa por Cepsa, en 2011, cuando la OPEP aún era capaz de regular por sí misma el mercado del petróleo. En ese ejercicio llegó a cotizar por encima de los 120 dólares por barril. El año 2008, cuando entró en el capital de la petrolera con la compra a Santander y Fenosa, fue un ejercicio de turbulencias para el Brent. Pasó de los 140 dólares a los 45 en apenas unos meses.

Normas