Fedea calcula que cobrar a los universitarios su educación ahorraría 6.000 millones al Estado

Plantea crear créditos para estudiantes que solo devolverían al cobrar cierta renta

El 25% de los mejor pagados sufragaría al 10% que menos acabe cobrando

gasto público
Imagen de una Universidad.

España gasta poco en educación: destina a esta partida un 8% del gasto público, frente al 11% de media en Europa, y solo un 2% se centra en sufragar estudios superiores. Y eso en un sistema en el que el Estado costea el 80% de los gastos universitarios de los españoles.“Los Gobiernos no acaban de darse cuenta de que no se puede sostener un Estado del bienestar con impuestos estadounidenses, algo se tiene que acabar cediendo”, aducen desde la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) donde proponen virar hacia un sistema en el que el universitario cubra sus gastos a través de créditos que solo devolvería si alcanza luego determinado nivel de rentas.

El estudio de Fedea, elaborado por Antonio Cabrales, María Güell, Rocío Madera y Analía Viola, estima que el Estado invirtió 8.900 millones de euros en las universidades españolas en 2010, mientras que las familias gastaron otros 2.600 millones en educación superior. Traspasar a la matrícula universitaria que abona el estudiante el coste íntegro de los servicios de los que se beneficia permitiría rebajar la carga de inversión pública del 80% actual en una horquilla de entre 16 a 56 puntos. Es decir, un ahorro de entre 1.780 y 6.230 millones al año para las arcas del Estado.

A cambio, eso sí, los estudiantes asumirían una factura media de casi 21.000 euros para acceder a la Universidad. Para evitar que esto deje fuera del sistema a las familias más modestas, Fedea propone implantar un sistema de préstamos similar al que utilizan Reino Unido, Australia o Nueva Zelanda, donde el beneficiario del crédito no tiene que devolver el dinero hasta que alcance determinado nivel de renta y en el que su deuda expirará tras cierto plazo.

Fedea propone un modelo en el que solo los licenciados que alcancen un nivel de rentas anual de 15.000 euros brutos pasarían a destinar el 10% de su salario a amortizar su crédito (21.000 euros de media) durante un máximo de 25 años, trascurridos los cuales se cancelaría la deuda. La fundación ofrece diferentes escenarios y eleva por ejemplo el sueldo mínimo exento de pagar (en Reino Unido son 23.782 euros).

Como escenario base plantea un crédito al 0% de interés, pero asevera que es el más regresivo, porque todo el mundo pagaría lo mismo. Según sus cálculos, el 25% de licenciados que acabe cobrando más sufragaría los estudios del 10% que peores condiciones laborales acabe teniendo.

Mala experiencia previa

Créditos ICO. El sistema de créditos propuesto por Fedea tiene un controvertido precedente en los Préstamos Renta Universidad, un crédito articulado por el ICO que en su primera edición solo debía ser devuelto tras alcanzar 22.000 euros de renta. Una cláusula que fue eliminada luego lo que dejó entrampados a unos 10.000 estudiantes que han comenzado a sufrir embargos.

Normas