Los reguladores británicos deben decidir quién se hace con Sky

El organismo de control M&A estudia la maraña que han formado Disney, Twenty-First Century Fox, Comcast y Sky

Un cámara de televisión filma el logo de Sky en la sede de Isleworth (Reino Unido).
Un cámara de televisión filma el logo de Sky en la sede de Isleworth (Reino Unido). Bloomberg

Es un gran verano para los árbitros. Mientras los colegiados del Mundial prestan atención a las nuevas repeticiones del VAR, el organismo británico de control M&A estudia la maraña que han formado Disney, Twenty-First Century Fox, Comcast y Sky. El regulador de fusiones y adquisiciones (M&A) le debe a los accionistas externos del grupo de televisión del Reino Unido un ganador a destiempo. Fox, de Rupert Murdoch, que ya posee el 39% de Sky, ofreció 10,75 libras por acción para tener el control total en diciembre de 2016. 

Pero mientras esperaba la aprobación regulatoria, el magnate de los medios acordó vender la mayor parte de su imperio, incluida Sky, por 52.400 millones de dólares en acciones. En la guerra de ofertas posterior con Comcast, el grupo de televisión por cable ofrecía 12,50 libras por acción por la emisora del Reino Unido.

Los reguladores decidieron en abril que el control de Sky era un factor clave detrás de la oferta de Disney por Fox. Decidieron entonces que, si el acuerdo por Fox se llevase a cabo, Disney tendría que igualar la oferta de 10,75 libras por acción de Fox para hacerse con la emisora británica.

El mes pasado, Disney elevó su oferta a 71.300 millones de dólares. Esto efectivamente le da a Murdoch un precio más alto por sus acciones de Sky del que está disponible para otros inversores, violando el principio del código de adquisición que obliga a que los accionistas sean tratados por igual, e implica que Disney debería pagar un precio más alto a los accionistas de Sky.

Es posible que los reguladores eviten estipular una cifra alta. Por otro lado, una guerra de ofertas entre Disney y Comcast podría elevar aún más el precio. Esperar sería un error. Vale la pena proteger los principios del código de adquisición. Además, los accionistas de Disney deben saber antes de la votación de este mes si comprar Fox significa que tendrán que desembolsar una oferta por Sky más alta.

Esa información también será vital para Comcast, ya que tendrá que decidir si aumenta su oferta para Fox otra vez. A diferencia de sus colegas del fútbol, los árbitros británicos del M&A no tienen el lujo de detener el reloj y consultar la repetición.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas