Domingo Zapata: “Espero que Hacienda invierta bien mi dinero”

El artista español triunfa entre las estrellas de Hollywood

Expone con Alejandro Sanz en Madrid, y cancela su deuda con el fisco español

Hollywood
Domingo Zapata, en la sede de JustBe Comunicación en Madrid.

Ha estado de paso por Madrid, donde ha tenido que atender varios asuntos profesionales. Por un lado, restaurar una de las meninas que adornan la capital, en este caso, la que se sitúa frente al Museo Reina Sofía. Y, por otro, inaugurar la exposición Smile en la galería HG Contemporary, un mano a mano con el cantante Alejandro Sanz, que podrá verse hasta el 14 de julio. Pero antes, Domingo Zapata (Palma, 1974) ha estado en Roma pintando un lienzo con el papa Francisco en las Scholas Occurrentes. Vive en Manhattan (EE UU), algunos le han bautizado como el Andy Warhol español y es considerado uno de los artistas preferidos por las estrellas de Hollywood, como Johnny Deep, Leonardo di Caprio...

¿Qué es lo que se valora en sus cuadros?

No lo sé. Todo el mundo lleva un artista dentro, lo importante es descubrirlo. Con mis pinturas no busco cambiar el mundo; que lo arregle otro, lo que quiero es hacerlo más bonito. Mis pinturas buscan hacer felices a la gente, disfrutar y animar. Yo tengo que dibujar todos los días, me sale de manera natural.

¿Se puede vivir de la pintura?

Es difícil vivir de lo que uno hace, no es fácil en ninguna profesión, requiere de disciplina, de disfrutar y de que otros lo aprecien. Hoy día, con las redes sociales hay cambios dramáticos, todo el mundo tiene más facilidad para que se vea el trabajo de la gente, pero en esta actividad pasa como con los deportes de élite, hay que demostrar todos los días.

¿Qué papel juegan las redes sociales como altavoz del arte?

Todo lo que sea favorecer y acercar el arte a la gente, bienvenido sea. Nos hemos convertido todos en fotógrafos, incluso los niños hacen con la tecnología muy buenas fotos. Las redes sociales están muy bien si se saben aprovechar.

Ha tenido problemas con Hacienda, que le reclamaba 1,5 millones de euros por fraude fiscal; ¿ha resuelto este asunto?

Ya lo he resuelto, aunque llevaba años intentando resolverlo. Espero que lo inviertan bien, en crear puestos de trabajo de calidad, honrados y merecidos. España es un país con recursos y oportunidades, me da pena que en política haya tanta corrupción. Hay que invertir en crear oportunidades de calidad. Vivimos en un país de números y no de calidad y de hechos: Mucha gente hemos perdido la confianza en los políticos. Uno de mis trabajos es una serie inspirada en el Guernica, cuadro del que han pasado 90 años, y todo sigue igual en el mundo, sigue habiendo dictadores, corrupción... Los seres humanos debemos ayudar a los demás y a nosotros mismos también.

Vive en Nueva York, ¿es la cuna actual del arte?

La cuna del arte está en el mundo. Madrid es una ciudad también muy interesante, pero la red es la cuna ahora de todo. Vivo en Nueva York, donde están mi vida y mis hijos, aunque me encantaría vivir en Mallorca o en Cádiz, pero tengo que esperar a que los niños se hagan más mayores. El mercado está creado y podría pintar donde quisiera. Hago murales públicos, tengo siete en las calles de Nueva York, en Los Ángeles, en Miami... El sector inmobiliario lo demanda y también los coleccionistas privados.

¿A cómo se cotiza su obra?

El precio medio son unos 10.000 dólares. Pinto mucho por encargo, como en el caso de los murales. Me dan una idea, el concepto, y lo hago. En España tengo buenos colectores, también en Francia, Reino Unido y China.

¿Existe un boom del coleccionismo de nuevo?

Es una adicción. La personalidad del coleccionista es curiosa, tiene que coleccionar de manera obsesiva. Tengo un coleccionista que tiene 8.000 insectos. Es toda una aventura, dedicada a recaudar cosas que le apasionan. Me gusta saber los motivos que llevan a una persona a coleccionar. Por ejemplo, Pat Riley, presidente del equipo de baloncesto de Miami Heat, posee 24 cuadros míos. Debe ser por ese componente que tiene el arte de transmitir emociones y sensibilidad.

Ahora expone con Alejandro Sanz. Su nombre siempre va ligado al de otro famoso...

Alejandro Sanz pinta desde hace 20 años, y lo hacemos para divertirnos, vamos a demostrar que la unión entre la música y la pintura es posible, pero no me molesta que me unan a famosos. Siempre digo que es una suerte, aunque se destacan los nombres conocidos, pero eso lo hace prensa. Es una cuestión de marketing, pero nadie se gasta 100.000 dólares en una obra de arte si un cuadro no está bien. A mí nunca me ha perjudicado que un artista, que entiende de luz y de composición, compre un cuadro mío.

¿Tiene previsto algún otro proyecto en España?

En agosto quiero montar una exposición en Mallorca con diez cuadros, y donar el dinero para becas destinadas a futuros pintores locales, que deseen dedicarse a esto, pero que no tengan medios. El arte es una terapia para ganar en estima personal.

 

 

Normas