El caso Facebook puede abrir la caja de Pandora de las tecnológicas en EE UU

Los congresistas quieren reducir la inmunidad legal de las empresas de internet sobre lo que se publica en sus sitios

El senador demócrata Mark Warner, muy crítico con Facebook.
El senador demócrata Mark Warner, muy crítico con Facebook.

Las investigaciones de EE UU sobre Facebook podrían abrir la caja de Pandora para las tecnológicas. El Congreso quiere responsabilizar a la red social de la intromisión de Rusia en las elecciones y de otros asuntos. Eso podría minar la inmunidad legal de las empresas de internet sobre lo que se publica en sus sitios, y podría provocar demandas que les costarían millones.

La protección de la que disfrutan Facebook y demás ya ha tenido fugas. El artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996 dice que las empresas de internet no serán consideradas editoras de contenido de terceros, lo cual las protege de la responsabilidad legal. En abril, el presidente Donald Trump firmó un proyecto de ley que modifica esa disposición para dejar a las plataformas legalmente expuestas en cuanto a infracciones penales y civiles de las leyes estatales y federales sobre trata de personas con fines sexuales. Después, el Departamento de Justicia cerró Backpage.com, un portal de anuncios clasificados al que se ha relacionado con el tráfico sexual.

Los legisladores proponen ampliar esa excepción a las injerencias electorales, o que la exención beneficie solo a las “plataformas neutrales” (los republicanos acusan a Facebook de sesgo anticonservador). Algunas tecnológicas temen que, en parte debido a los problemas políticos de Facebook, el sector ya no tenga suficiente credibilidad para luchar contra estos cambios. Muchos antiguos aliados del sector entre los demócratas se han vuelto cada vez más críticos. Otros sectores están presionando para que se elimine la protección legal sobre el contenido pirata y las ventas de opioides y fármacos falsificados. Un lobbista de las tecnológicas señala que es mejor conformarse con mitigar la campaña.

Google ya está sintiendo el contagio. Tras cuestionar a Facebook sobre su acuerdo con Huawei para compartir datos, los legisladores pidieron la semana pasada a la unidad de Alphabet, que cotiza en EE UU, que reconsidere su propio acuerdo con Huawei, que es percibido como una amenaza a la seguridad nacional por muchos congresistas. La industria está aumentando su gasto en lobbys, pero puede que no sea suficiente para evitar el contagio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas