¿Cómo montar un despacho partiendo de cero y sin padrinos?

Pensar como una empresa, saber cobrar y darse a conocer, clave

De izquierda a derecha: Carlos B. Fernández (moderador), Ofelia Tejerina, Luis Gosálbez, Óscar Fernández León y Miguel Ángel Pérez de la Manga.
De izquierda a derecha: Carlos B. Fernández (moderador), Ofelia Tejerina, Luis Gosálbez, Óscar Fernández León y Miguel Ángel Pérez de la Manga.

No es sencillo emprender en ningún sector económico, pero en el ámbito de la abogacía dar el salto plantea una serie de dificultades particulares que exigen del abogado habilidades que no se enseñan en la carrera. Cómo darse a conocer, aprender a gestionar el cobro de los asuntos o saber qué asuntos rechazar son materias que el recién colegiado debe gestionar con acierto si quiere que triunfe su incipiente despacho. Precisamente, ofrecer pautas a los jóvenes juristas, cuya carrera profesional acaba de arrancar (o está a punto de hacerlo), era el objetivo de las jornadas Legal Millennials, organizadas por BBrainers y Todojuristas.com, y patrocinada por Wolters Kluwer.

"Empecé ejerciendo en mi casa. Tanto es así, que a veces cuando hablaba con algún cliente por teléfono mi padre descolgaba desde otro aparato y me decía '¡Òscar, vale ya!'", relató el abogado de León Olarte y formador, Óscar Fernández León. A su juicio, es determinante en los primeros pasos de un abogado "el compromiso, que le guste lo que hace y la responsabilidad". Asimismo, advirtió a los asistenes de "la competencia y voracidad" que existe en el mercado: "esto hay que saberlo para tener una perspectiva realista".

El exabogado y consultor Miguel Ángel Pérez de la Manga, por su parte, recomendó, "en la medida de lo posible, empezar con alguien", pero siempre "dejando claras las reglas desde el cominenzo", porque "al principio todo parece fácil, pero luego se complica". Es decir, no esperar a que surjan los problemas para fijar las pautas.

"Un despacho cuesta dinero: es una empresa", insistió Luis Gosálbez, socio director de Metricson, que opinó que es deseable que los jóvenes letrados pasen un año "en una gran firma" porque "lo que allí os enseñen os servirá toda la vida". Ello, incluso, aunque su objetivo sea trabajar por su cuenta.

¿Cómo conseguir clientes?

La captación de clientes es una de las grandes preocupaciones de los abogados que se instalan por su cuenta. ¿Cómo empezar? "Es muy difícil", subrayó Fernández León, que recomendó acudir a todos medios posibles para darse a conocer: "Contactad con familiares, que os presenten gente, moveos, utilizad las redes sociales, haced cosas que otros no hagan, estad todo el día en la calle... ¿Que os enteráis que hay una conferencia sobre la cría de la chinchilla? Allí debéis ir".

Asimismo, Fernández León incidió en la importancia de saber gestionar el cobro de los asuntos y generar honorarios, una materia imprescindible para la superviviencia del despacho.

Saber rechazar clientes

"El posicionamiento en el mercado te lo da lo que no haces", reflexiónó Pérez de la Manga. A su juicio, es preferible que el letrado se centre "en pocas cosas", pero aquellas que se dominan y se saben hacer. "Cogeos una materia de la que os sepáis todo", porque "el principal factor que aprecian los clientes es el que se les dé u n poco más de lo que ellos esperaban".

Uso de redes sociales

Ofelia Tejerina, abogada experta en nuevas tecnologías, advirtió sobre los riesgos y la potencialidad de las redes sociales. Así, si bien son una buena herramienta para darse a conocer o mostrarse activo en el mundo del derecho, también pueden convertirse en una trampa para el profesional. "Es muy importante no equivicarse. Usarlas sí, pero no equivocarse".

En su opinión, es "imprescindible" que el abogado cuente con perifl en LinkedIn y que sepa distinguir entre a qué redes sociales da un uso profesional y cuáles da un uso personal, "sin mezclar". Además, recomendó evitar el "postureo fingido" y los "falsosfollowers", porque ya existen herramientsa para detectarlos.

¿Qué retos plantea la gestión de un despacho? Conózcalos.

Normas