Acaba el despilfarro en fútbol de los operadores

En España, nadie alcanza el objetivo de LaLiga, y en Reino Unido el precio cae un 16%

Leo Messi lleva el balón ante Cristiano Ronaldo y Luka Modric, en un Barcelona-Real Madrid de La Liga española.
Leo Messi lleva el balón ante Cristiano Ronaldo y Luka Modric, en un Barcelona-Real Madrid de La Liga española.

Los clubes de fútbol suelen pasarlo mal cuando sus adinerados propietarios encogen la mano. Todo el deporte se enfrenta a una situación similar ahora que los grupos europeos de televisión y telecomunicaciones están menos dispuestos a gastar su dinero.

El fútbol europeo lleva mucho tiempo financiándose con la espiral de pagos de empresas de TV como Sky, BT, Telefónica y Canal Plus. En 2015, las británicas BT y Sky pagaron un total combinado de 5.800 millones de euros por tres años de derechos de retransmisión de partidos de la Premier League, un 70% más que en el acuerdo anterior. La media de la inflación de los derechos franceses y británicos en el ciclo anterior fue del 49%.

Los días de apogeo pueden haber llegado a su fin. LaLiga de España dijo el lunes que ninguno de los oferentes había alcanzado sus precios de reserva (Telefónica pagará unos 2.900 millones por tres años). En Reino Unido, Sky pagará un 16% menos por partido del próximo ciclo de la Premier League. Canal Plus, propiedad de Vivendi, no compró ningún derecho en la subasta de la Ligue 1 francesa el mes pasado, mientras que la Serie A italiana relanzó el año pasado su subasta tras un primer intento fallido.

La tendencia es buena para los accionistas y los clientes, que soportan los costes en última instancia. Telefónica podrá invertir la diferencia en infraestructuras como redes móviles superrápidas 5G. Sky y Vivendi pueden gastar más en series y películas como las que han hecho populares a Netflix y Amazon.

Las ligas de fútbol no pueden contar con grupos tecnológicos estadounidenses ni con cadenas no europeas para compensar la diferencia. Amazon ha comprado algunos partidos de la Premier League británica, pero paga tan poco que ninguno de las dos partes ha revelado la cantidad. Y los precios de la televisión de pago suelen ser más bajos en los países fanáticos del fútbol de Sudamérica y Asia.

Las acciones de los clubes cotizados Juventus de Turín, Borussia Dortmund y AS Roma han caído este año, mientras que las del Manchester United han subido un mísero 2,8%. Cualquiera que sea el equipo que gane sobre el terreno de juego, todos corren el riesgo de perder en el financiero.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas