Estos son los tres escenarios que se discutirán en la reunión de la OPEP

Moscú propone un aumento de producción de 1,5 millones y el Brent cae a los 73 dólares

Venezuela y Libia, junto con Teherán, prefieren mantener los precios altos

Baile de cifras. A unas horas de conocer la decisión de la OPEP, la inestabilidad se apodera del mercado del crudo. En la víspera de la 174 reunión ordinaria que celebra el cártel en Viena, las posturas continúan enfrentadas y las negociaciones se plantean complicadas. De hecho, la cita de este mes puede considerarse ya una de las más difíciles en los últimos años. A la espera de saber qué acuerdos alcanzan, los inversores empiezan a descontar un aumento de la producción. El Brent baja un 2%, hasta los 73 dólares por barril.

Arabia Saudí y su aliado fuera de la organización, Rusia, defienden elevar la capacidad de bombeo. La propuesta de Moscú pasa por meter en el mercado 1,5 millones de barriles de crudo al día. El ministro del petróleo de Arabia Saudí, Jalid al- Falih, apuntó que aunque todavía no hay pacto, en la segunda mitad del año aumentará la oferta de crudo. “Hay una cosa de la pueden estar seguros: nosotros vamos a suministrar más barriles”, aclaró. Según los cálculos realizados por el líder del cártel, en el segundo semestre el mercado registrará un déficit de los 1,6 millones de barriles al día.

Jalid al- Falih defiende que el recorte de la producción al que se llegó en 2016, ha logrado el propósito que se esperaba. Es decir, ha devuelto la estabilidad a los precios del oro negro y el barril de Brent alcanza los 73 dólares frente a los 28 dólares que llegó a marcar en enero de 2016. El cumplimiento supera las expectativas y oscila entre el 130% y el 150% debido a la caída de la producción en Irán y Venezuela como consecuencia de las sanciones impuestas por EE UU.
Como postura intermedia a la defendida por Rusia, Arabia Saudí plantea la posibilidad de que la OPEP eleve su producción para volver a cumplir con el 100% del recorte pactado en 2016. Es decir, esto se traduciría en bombear un millón más de barriles al día. La cifra se sitúa por encima de los 300.000 y 600.000 barriles que a mediados de semana se apuntaba como posibilidad para lograr la adhesión de Irán. La otra alternativa que está sobre la mesa para por subir la producción a 800.000 barriles diarios. Además de Irán, que ve cómo sus mercados para la exportación se cierran tras la anulación del acuerdo nuclear con EE UU, Venezuela, Argelia e Iraq son los principales opositores a poner fin a los recortes.

La idea planteada por Riad tampoco logra el apoyo de los aliados tradicionales de Arabia Saudí. Por primera vez desde hacía años Emiratos Árabes, Kuwait, Oman y Bahrein ha reiterado su no al incremento de las cotas. Es decir, de los 14 miembros del cártel solo uno está dispuesto a elevar la producción para frenar el frackinq en EE UU, técnica que empieza a ser rentable con un barril en los 40 dólares. A la cita del mañana le seguirá la que mantendrán los miembros de la OPEP con los 10 productores que en 2016 se sumaron al acuerdo debido a la alta dependencia que mantienen de los ingresos del crudo. Entre ellos, Rusia encabeza la lista.

El crudo sube un 60% en dos años y medio

En enero de 2016 el barril de Brent cayó a los 27,88 dolares y marcó niveles de noviembre de 2003. Las dudas sobre el crecimiento de China y la caída de la demanda elevó de manera considerable la oferta que excedía los dos millones de barriles al día.

La caída de los precios del crudo puso contra las cuerdas a los miembros de la OPEP, incluido Arabia Saudí, que tuvo que recurrir al mercado por primera vez en su historia para captar financiación. Para poner freno a esta situación, en la segunda mitad del año los miembros del cártel acordaron recortar en 1,8 millones de barriles al día la oferta, pacto que prorrogaron en mayo y noviembre de 2017. Desde entonces los precios se recuperan un 60%.

Normas