El Gobierno intenta que la ayuda de CAM y Unnim no compute como déficit público

Negocia con Bruselas no concentrar la factura en un solo año

Sabadell prevé vender cuatro carteras de 11.000 millones antes de irse de vacaciones

El Gobierno intenta que la ayuda de CAM y Unnim no compute como déficit público

Banco Sabadell trabaja intensamente para cerrar en las próximas semanas la venta de las cuatro carteras de activos inmobiliarios que puso en el mercado a lo largo de este año. El objetivo es firmar las enajenaciones de estas carteras que en conjunto suman unos 10.800 millones de euros entre activos vinculados al ladrillo procedente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (adquirida por Banco Sabadell en 2011), y del propio Banco Sabadell (por unos 5.000 millones de euros), si es posible antes de la presentación de resultados del primer semestre del año, lo que ocurrirá a finales del próximo mes de julio.

Incluso se podría resolver alguna de estas ventas a finales de este mismo mes de junio. Estas operaciones, no obstante, estarían pendientes, como en el caso de BBVA, de su firma a que se cierre un acuerdo entre ambos bancos y el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) por una parte, para que la factura que queda pendiente de liquidar de los esquemas de protección de activos (epa) por la compra de CAM y Unnim, respectivamente, pueda fragmentarse en varios ejercicios, cuatro o cinco.

De esta forma, se evitaría que toda la banca, e incluso el Estado, tuviesen que hacer frente a elevadas derramas imprevistas por las pérdidas que se deberían contabilizar este año tras las ventas de, prácticamente, todas las carteras de CAM y Unnim a los fondos, al no contar el FGD con dinero suficiente para liquidar estos activos.

La EPA de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) sumaría un total de 3.500 millones de euros hasta el año 2021. Sin embargo al venderse este año prácticamente todos sus activos problemáticos, la factura habría que resolverse antes del fin el presente ejercicio.
Lo mismo ocurre con BBVA, que está pendiente del acuerdo con el Fonod de Garantía de Depósitos para firmar definitivamente la venta de activos vinculados al ladrillo por 13.000 millones de euros a Cerberus.

Los cálculos del FGD situaban en mayo en unos 1.600 millones de euros los desembolsos futuros que tendrá que realizar a BBVA, aunque este mes debía recibir unos 354 millones de esta cantidad.

Otra solución pasaría por que el Fondo de Garantía liquide los EPA de ambos bancos en varios ejercicios

Tras diluir la factura del FGD en varios años, y aligerar así la derrama de la banca, queda pendiente que estas EPA tampoco computen como déficit público este año.

Fondos interesados en las carteras

Hay varios fondos interesados en las carteras de Sabadell y los que más cerca están de la compra son Blackstone, Oaktree y el canadiense CPPIB, que ya compró una cartera del banco catalán el año pasado. Cerberus y Apollo se habrían caído del proceso hace ya unas semanas.

Este último fondo negocia la compra de una cartera de 2.300 millones de euros. También están en las distintas pujas Deutsche Bank y Bain Capital, además de Lone Star. Sabadell y BBVA tenían 10 años, hasta 2021, para ir vendiendo los activos problemáticos de CAM y Unnim, pero ante el interés de los fondos oportunistas y la decisión del BCE y de Bruselas de que la banca se olvide ya de estos activos, las entidades han decidido agilizar las ventas de sus carteras.

Varias fuentes consultadas mantienen que, tanto el Gobierno como Bruselas, mantienen negociaciones abiertas para evitar imponer esta factura a las arcas del Estado en un solo ejercicio. Más, cuando al parecer es la Unión Europea quien está apremiando a la banca a vender sus activos adjudicados antes de que se cree el fondo de depósitos europeo. El objetivo fundamental es, precisamente, evitar constituir este organismo con mochilas del pasado.

20% de las pérdidas
Tanto Banco Sabadell como BBVA recibieron EPA por las compras de CAM y Unnim, en los que ambas entidades se harían cargo del 20% de las pérdidas que aparecieran en estas desinversiones, mientras que el FGD se responsabilizaría del grueso, es decir, del 80% de los números rojos.

En el caso de la entidad que preside Francisco González, la factura que aún queda pendiente de desembolsar por parte del FGD a BBVA asciende a unos 1.600 millones de euros en conjunto.
Sabadell y BBVA han cargado 1.788 millones de euros al Fondo de Garantía de Depósitos por las pérdidas en la CAM y Unnim. De ellos, 1.429 millones de euros corresponden al banco que preside Josep Oliu por las pérdidas de la CAM y 359 millones de euros a BBVA por quebrantos en Unnim, según los datos del informe del Fondo de Garantía de Depósitos del año 2017.

Banco Sabadell adquirió CAM con un esquema de protección de activos (epa) que cubría un total de 24.644 millones de euros en créditos e inmuebles de la antigua caja de ahorros alicantina hasta el año 2021. Los activos cubiertos por el epa de Unnim adquirida por BBVA en 2012 ascendía a 7.359 millones de euros.

Normas