Xiaomi enardece la batalla de las Bolsas chinas

La compañía venderá la mitad de su OPV en Hong Kong y la otra mitad en Shanghái

Tienda de Xiaomi en Shenyang (China).
Tienda de Xiaomi en Shenyang (China).

La OPV de Xiaomi intensifica la batalla de las Bolsas. El fabricante de smartphones pretendía cotizar inicialmente en Hong Kong. El jueves, la compañía china dijo que venderá al menos la mitad de los 10.000 millones de dólares de la OPV en Shanghái. Es un golpe a la antigua colonia británica, que hace poco cambió sus reglas para atraer más tecnológicas.

Garantizarse el debut de Xiaomi, que tiene una valoración propuesta de 75.000 millones, fue una gran victoria para la ciudad. Después de perder varias OPV de tecnológicas de alto perfil en favor de Nueva York, incluida Alibaba, el operador de la Bolsa de Hong Kong revocó en abril su prohibición de las acciones con voto múltiple. En cuestión de días, Xiaomi, con sede en Pekín, presentó su solicitud para salir a Bolsa en la excolonia, en la que se espera que sea la mayor OPV del mundo en cuatro años.

Sin embargo, Shanghái se llevará ahora una gran parte. Xiaomi venderá simultáneamente recibos de depósito chinos (CDR) a los inversores de la China continental. La semana pasada, el regulador local esbozó las nuevas reglas para las organizaciones que cotizan en Bolsa en el extranjero y quieren vender acciones en casa. Los CDR de Xiaomi, que también serán los primeros en ser emitidos en China, supondrán al menos la mitad de la OPV: al menos 5.000 millones.

También sugiere que Hong Kong tendrá que compartir gran parte de ese futuro negocio con la República Popular. Durante años, la mayoría de los campeones tecnológicos del país fueron a Nueva York, lo que permitió acciones de doble cateogría, mientras que un puñado eligió Hong Kong. La Bolsa de esta había mantenido hasta hace dos meses una regla de una acción, un voto, pero al menos permitía un acceso más fácil a los inversores internacionales.

Ahora hay muchas razones para que los titanes de la tecnología vendan acciones en China. Las valoraciones más espumosas son las más obvias. El índice de referencia CSI Shanghai-Shenzhen cotiza a unas 23 veces la ratio precio/beneficio, frente a las 11 veces del índice Hang Seng de Hong Kong. También es buena política mantener contentos a los burócratas de Pekín.

La repentina lucha entre vecinos para atraer a estas empresas al parqué en la Gran China hace que parezca que Hong Kong llegó tarde a la fiesta.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas