La inflación media se acerca peligrosamente al alza de salarios y pensiones

Hasta mayo los precios se han incrementado en promedio el 1,2% tras repuntar en tasa anual al 2,1%

La energía puede hacer que el IPC finalice el año por encima del 2%

La inflación media se acerca peligrosamente al alza de salarios y pensiones

El encarecimiento de los carburantes y la electricidad, así como el mantenimiento del precio de los paquetes turísticos (frente a las rebajas de un año antes), fueron los grandes culpables de que la inflación experimentara un fuerte repunte del 0,9% en mayo, que llevó la tasa anual al 2,1%.

Los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que la mayor repercusión en esta aceleración de los precios la ha provocado el aumento del 5,1% del grupo del transporte, tres puntos más que en abril, unido a los carburantes y lubricantes; y, en menor medida, el encarecimiento del transporte aéreo.

El detalle de las cifras de Estadística muestra cómo los carburantes acumulan en el último año un incremento del 11%, después de un repunte del 4,1% solo en mayo, cuando, sin embargo, un año antes caían a tasas del 2,5% en el mes.

Con estas cifras, la inflación media se sitúa a finales de mayo en el 1,2%, de forma que se acerca peligrosamente a los aumentos del 1,6% aplicados este año a los pensionistas y del 1,59% que se revalorizaron hasta mayo los salarios pactados en convenio.

Es decir, que si nada remedia que se perpetúe unos meses más el alza de los productos energéticos, todo apunta a que a final de año la tasa general del IPC podría consolidarse por encima del 2%, lo que elevará la inflación media. Si se confirma este extremo, tanto los pensionistas como los asalariados que hubieran actualizado este año sus sueldos verían de nuevo cómo peligra mantener su poder de compra.

Y es que los expertos apuntan que es el promedio del IPC y no la tasa anual de noviembre (con la que se actualizaban en el pasado las pensiones) o diciembre el indicador que debería tenerse en cuenta a la hora de medir si ha habido o no pérdida de poder adquisitivo, ya que se trata del dato que mejor refleja cómo se han comportado los precios a lo largo de todo el ejercicio.

Así, a partir de ahora, habrá que estar muy pendientes de la evolución del precio del petróleo y de los carburantes en los mercados mayoristas porque de ella dependerá que los productos energéticos continúen o no con su escalada alcista.

Otro de los grupos que experimentó una mayor subida fue el de vivienda, que aumentó un 2,3% anual debido al alza de la electricidad y, en menor medida, por el encarecimiento del gasóleo para calefacción, frente al descenso que registraron los precios del gas.

Asimismo, el grupo de ocio y cultura también contribuyó a la escalada del IPC con un alza anual del 0,8%, fruto de la estabilidad de los precios de los paquetes turísticos que, en cambio, 12 meses antes registraban moderadas caídas.

El Ministerio de Economía valoró este repunte de la inflación como una situación puramente coyuntural y destacó cómo la tasa subyacente, que es la que excluye los componentes más volátiles, como la energía y los alimentos frescos, finalizó mayo en el 1,1%, consolidando así la tasa senda que mantiene desde hace más de dos años.

Nada más conocerse la cifra, desde UGT y CC OO recordaron que este encarecimiento de los precios hace todavía más necesario si cabe una subida significativa de los salarios “para poder recuperar la capacidad de compra perdida durante la crisis”.

La patronal, por su parte, insistió en que en un entorno inflacionista, cualquier pérdida de competitividad tendrá efectos sobre el crecimiento.

Otras claves de la estadística

Territorios. La tasa anual del IPC aumentó en mayo en todas las comunidades autónomas respecto a abril. Los mayores incrementos se contabilizaron en Asturias, Navarra y Castilla-La Mancha, con alzas del 1,3%, 1,2% y 1,2%, respectivamente.

Nueva temporada. Otro de los grupos que protagonizó una subida relevante fue el del vestido y el calzado, cuya tasa anual se situó en el 2,6%, como consecuencia del cambio de temporada. El inicio de las rebajas en julio puede que compense entonces estos repuntes.

Rúbricas. De las 57 rúbricas que componen el IPC, la que registró el mayor incremento anual fue la de frutas frescas, con un 6,9%. Contrasta con una caída del 4,5% de las patatas y sus preparados.

Normas