Bimba y Lola ultima su venta al capital riesgo por unos 400 millones

Permira y Carlyle, finalistas en la operación

El mercado espera que la venta se cierre antes del verano

Bimba y Lola ultima su venta al capital riesgo por unos 400 millones

La venta de Bimba y Lola enfila su fase final. Tras recibir muestras de interés de la mayoría de los grandes fondos de capital riesgo internacionales, las pujas de Carlyle y Permira, según fuentes financieras, se han quedado solas en la fase final del proceso, que arrancó el pasado mes de noviembre. El precio de partida fue de unos 450 millones de euros.

Las fuentes consultadas indican, asimismo, que las propietarias de la niña bonita de la moda española de los últimos años –creada por las sobrinas de Adolfo Domínguez, María y Uxía Domínguez– esperan cerrar el proceso antes del verano, con el resultado de la última temporada de invierno, la más importante para una empresa textil.

Fuentes financieras dan por hecho que las creadoras y únicas accionistas de la firma se mantendrán en el capital con una participación minoritaria, tras la entrada del private equity.

Las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, concluidas el 28 de febrero de 2017, recogen unas ventas de 136,6 millones de euros, un 31,3% más que en el mismo periodo del año pasado, con un resultado de explotación de 15,6 millones (un 160% superior) y un beneficio neto de 15,4 millones de euros, frente a los 1,4 millones de su ejercicio fiscal concluido en febrero de 2016.

La operación lleva en el mercado más de siete meses, desde que las hermanas Domínguez contrataron a Morgan Stanley para elaborar el cuaderno de venta. Y por ella se interesaron, además de los citados private equities, KKR, Bain o L Catterton, el fondo de Louis Vuitton que es propietario de El Ganso y acaba de cerrar la compra de la cadena de hamburgueserías Goiko Grill.

Sin embargo, la exigente valoración que requerían las hermanas embarrancó la operación en primavera, indican otras fuentes. Todo apunta a que la desinversión finalmente se cerrará por debajo del precio marcado como referencia. Fuentes del mercado indican que se llegó a barajar incluso una salida a Bolsa, finalmente descartada.

La experiencia de Permira en el ámbito textil le da muchas papeletas para hacerse con su enseña gallega, toda vez que en la actualidad no cuenta con grandes participadas españolas. Solo la empresa de reservas eDreams, donde retiene el 29,5%. Junto al otro accionista de referencia –el fondo Ardian, con el 17,2%– pusieron sus participaciones en venta el año pasado, pero no consiguieron satisfacer sus requerimientos.

El año pasado, Permira realizó una de sus operaciones con peor resultado, si bien fuentes financieras señalan que no perdió dinero. Vendió el 33% que controlaba de Cortefiel a CVC y Permira, los fondos con los que en 2006 lanzó una opa y sacó la compañía de Bolsa con una tasación de unos 1.400 millones de euros.

El año pasado valoraron la compañía en 1.000 millones. Poco después, trató de hacerse con Pronovias, que acabó en manos de BC Partners. Su experiencia en la distribución se completa a nivel internacional con las participaciones en Dr. Martens o Hugo Boss. Vendió esta última en 2015.

La puja de Carlyle, por su parte, coincide con el intento por adquirir una participación en Codorníu, en manos de la familia Raventós. Ha puesto encima del tapete dos ofertas por la firma de cava que elevan su valoración hasta los 290 millones, según fuentes financieras.

Cotizado en la Bolsa de EE UU, Carlyle abrió oficina en Madrid en 2008 y en un principio se centró en inversiones inmobiliarias. En la actualidad, solo cuenta en su cartera con una empresa española, el fabricante de embutidos Palacios, tras negociar precisamente con Permira la compra de Cortefiel y antes de perder la contienda con CVC por Deoleo. Antes, fue accionista de referencia de la teleco asturiana Telecable, de la líder en fabricación de piensos Saprogal y de Applus, que sacó a Bolsa en 2014 y culminó la desinversión en 2016.

Detalles de la compañía

  • Creación. Bimba y Lola se creó en marzo de 2005 y, a cierre de febrero de 2017, contaba con 149 puntos de venta: 60 tiendas propias, 36 franquicias y 53 puestos en centros comerciales. 

  • Países. De sus 136,6 millones de euros en ventas, España aportó 110,5 millones; otros países de la UE, 10,2 millones; Asia, 2,5; Oriente, 1,2; América, 8,2, y el resto, 3,8 millones.

  • Plantilla. El grupo textil contaba, según las últimas cifras reflejadas en el Registro Mercantil, con 686 personas en plantilla, frente a las 575 del mismo periodo del ejercicio previo.

  • Deuda. A cierre del ejercicio concluido el 28 de febrero de 2017, Bimba y Lola registraba un pasivo de 17,6 millones de euros con entidades financieras, de los que 7,8 millones eran a largo plazo y 8,2 millones a corto.

Normas