Abonar la extra a los pensionistas, primera urgencia de Valerio

El secretario de Estado de Seguridad Social, en funciones, podría autorizar el abono

La nómina mensual de los pensionistas a punto de superar los 9.000 millones de euros

Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social en funciones.
Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social en funciones.

Una de las prioridades más urgentes–si no la mayor– sobre la mesa del despacho de la nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, será firmar la autorización para el abono de la paga extra de verano a más de 8,5 millones de pensionistas, según confirmaron ayer fuentes de su departamento.

En los próximos días desde la Tesorería de la Seguridad Social deben dar orden para que se abonen, además de los 9.000 millones que cuesta mensualmente el pago de más de nueve millones de pensiones, otros casi 9.000 millones que costará una de las dos pagas extras que tienen los pensionistas al año (la otra se cobra por Navidad).

En total un desembolso de 18.000 millones que no cubren ni de lejos los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social de empresarios y trabajadores que rondan mensualmente los 10.000 millones de euros. Desde enero a finales de abril se recaudaron 37.789 millones de euros y se abonaron 34.013 millones de euros en pensiones.

¿De dónde saldrá entonces el dinero para pagar esta extra de verano? Como ya es habitual, el Gobierno deberá disponer de una parte del fondo de reserva de las pensiones y también de otra parte del crédito de hasta 10.500 millones de euros que autorizó el Tesoro para costear precisamente las dos pagas extras a los pensionistas.

No obstante, se da la circunstancia de que quien finalmente tenga que autorizar estos pagos extra sea el anterior equipo de la Seguridad Social del Gobierno del PP, con su secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, a la cabeza. El motivo no es otro que la falta de sustituto del máximo responsable de las pensiones públicas. Según fuentes de Trabajo, la premura en la composición del Gobierno ha sido tal que a Valerio no le ha dado tiempo a formar un nuevo equipo y, en consecuencia, a nombrar un nuevo secretario de Estado de Seguridad Social que autorizara estos pagos.

Así, todo apunta a que podría ser Burgos, en funciones, quien tuviera que dar la orden para disponer de una parte del crédito del Tesoro y otra parte del fondo de reserva de las pensiones.

Tras la última disposición que hizo el Gobierno de Mariano Rajoy de este fondo, quedaban en él cerca de 8.100 millones de euros, lo que equivale al 0,73% del PIB.

El anterior Gobierno popular había decido, como un gesto tranquilizador para los pensionistas, intentar no agotar el fondo de reserva de las pensiones a cambio de destinar mayores créditos para ello. Esa será, por tanto, otra decisión que deberá tomar el nuevo Ejecutivo de cara a los Presupuestos de 2019: si agota o no este fondo.

Normas