El precio del Bitcoin se desploma un 10% tras un robo masivo de monedas digitales

La plataforma surcoreana Coinrail pierde un 30% de sus criptomonedas

Las principales divisas digitales se dejan en torno a un 10% desde el fin de semana

Una representación de la moneda digital Bitcóin.
Una representación de la moneda digital Bitcóin.

Los precios del Bitcóin y de las principales criptomonedas han caído en torno a un 10% tras un ataque informático sufrido el pasado fin de semana por la plataforma surcoreana Coinrail. La divisa digital perdió el domingo más 500 dólares en menos de una hora, hasta el entorno de los 6.600 dólares, según datos de la plataforma Bitstamp. Coinrail ha dicho en un comunicado que su sistema fue "golpeado por una intrusión de seguridad que ha causado la pérdida del 30% de las criptomonedas que se intercambian en la plataforma".

Aunque Coinrail no ha cuantificado el valor de las criptomonedas robadas, la agencia de noticias surcoreana Yonhap estimó que la cifra asciende a unos 30 millones de euros.

"El setenta por ciento del total de las criptomonedas fueron guardadas en una billetera segura sin conexión a Internet", ha afirmado la empresa en su página web. "Por lo demás, estamos investigando en colaboración con una agencia de investigación, con plataformas de criptomonedas relacionadas y con desarrolladores de monedas digitales", ha asegurado la compañía.

El ataque vuelve a poner en evidencia los problemas de seguridad relacionados con las criptomonedas y la falta de una regulación global. Este lunes por la tarde, el Bitcóin cotizaba por encima de los 6.600 dólares, lejos del pico de 20.000 dólares alcanzado a fines de 2017. En febrero, la moneda digital tocó un piso en el año de 5.900 dólares.

El ‘hackeo’ de Coinrail no es el único incidente registrado en los últimos meses que involucra a grandes plataformas de criptomonedas. La plataforma japonesa Coincheck fue atacada el pasado enero, con perdidas en el entorno de los 500 millones de dólares. En diciembre pasado, la surcoreana Youbit se declaró en bancarrota después de haber sido ‘hackeada’ en dos oportunidades.

Normas