El Senado rechaza las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos

Montero pide tramitar los Presupuestos de 2018 para empezar a negociar ya los de 2019

Asegura que centrará las fuerzas en alcanzar acuerdos para mejorar las políticas sociales

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su intervención en el Senado.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su intervención en el Senado. EFE

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha salido al ataque. En su primera intervención este lunes ante el Senado, criticó con vehemencia los Presupuestos de 2018 que pactó el PP y Ciudadanos. Aun así, pidió a la Cámara Alta que dé el visto bueno a las cuentas en aras de la estabilidad. Recordó que el Ejecutivo de Pedro Sánchez podría retirar los Presupuestos, sin embargo, añadió que no hay plazo suficiente para aprobar una nueva ley. En este sentido, apuntó que si bien los Presupuestos de 2018 son malos, peor eran los anteriores. Por ello pidió al Senado continuar con el trámite presupuestario. "No podemos pararnos. El tiempo de la soberbia ya pasó", dijo en referencia al Ejecutivo de Mariano Rajoy, lo que levantó las protestas de la bancada popular. "Estos Presupuestos son de pasado y no son de futuro", insistió.

En una comparecencia de algo menos de 20 minutos, Montero señaló que pondrá el esfuerzo en aprobar los Presupuestos de 2019, aunque reconoció la dificultad de alcanzar los apoyos necesarios. El Ejecutivo socialista tendrá que tener altas dosis de persuasión para lograr sacar adelante cualquier medida legislativa. Cuenta solo con 85 diputados.

Montero señaló que el Gobierno es el principal responsable de que la legislatura sea fructífera, sin embargo, también apeló a la responsabilidad del resto de fuerzas. "Les animo a pensar en lo que podemos hacer. Ponerse en el sitio de las personas y no en el de los intereses partidistas", señaló.

La ministra de Hacienda evitó dar detalles sobre qué medidas impulsará el nuevo Ejecutivo y se limitó a señalar objetivos genéricos como "dignificar los servicios básicos" y poner en marcha políticas para reducir la desigualdad y ayudar a las "familias que tienen dificultades para llegar a fin de mes". Aun así, el margen de maniobra por el lado del gasto público es limitado. Y de ello es consciente el nuevo departamento de Hacienda. Montero señaló el compromiso del Gobierno con la estabilidad presupuestaria y con el cumplimiento de las reglas fiscales de Bruselas.

Enmiendas
Sin la moción de censura, el paso de los Presupuestos de 2018 por el Senado hubiera sido un mero trámite. El PP cuenta con mayoría absoluta y el guion decía que las cuentas se aprobarían y se publicarían directamente en el BOE. Con el cambio de Ejecutivo, el PP llegó a amenazar con rebajar las inversiones en el País Vasco para castigar al PNV, cuyos votos fueron clave para desalojar a Rajoy de la Moncloa. Si bien esta idea inicial fue rechazada, el PP sí ha presentado enmiendas a sus propias cuentas, lo que implica que los Presupuestos volverán al Congreso de los Diputados.

Normas