Amazon juega fútbol de toque en la compra de derechos de la Premier

Hace su primera incursión en la liga británica, pero deja a los grupos locales Sky y BT quedarse la mayoría de los partidos

Erik Lamela, jugador del Tottenham, con su hijo.
Erik Lamela, jugador del Tottenham, con su hijo.

Amazon es sorprendentemente delicada para valer 700.000 millones de euros. Ha hecho su primera incursión en los derechos del fútbol de Reino Unido, pero ha dejado a los grupos locales Sky y BT quedarse la mayoría de los partidos.

Los clubes más importantes esperaban con impaciencia que Amazon y otros grupos tecnológicos de alto nivel dieran un paso hacia la conquista de los derechos del fútbol. Tras un fuerte aumento del coste en la última subasta trienal. en 2015, Sky y BT acordaron el año pasado compartir canales deportivos para evitar que los precios siguieran subiendo.

Los dos grupos locales compraron cinco de los siete paquetes de derechos disponibles en una subasta en febrero, y Sky recortó su gasto en un 16%. La Premier League dijo el jueves que los dos últimos paquetes fueron para BT y Amazon. El desembolso de esta no se ha revelado, pero probablemente es bajo. BT solo pagará 102 millones de euros en tres años por los derechos adquiridos el jueves, frente a los 1.007 millones que pagó en febrero.

Aunque pequeño, el movimiento de Amazon puede ser una victoria financiera. Supongamos que pague los mismos 34 millones de euros por temporada que BT. A ese ritmo, Amazon podría alcanzar el equilibrio financiero sumando unos 380.000 nuevos suscriptores a su servicio Prime, que cuesta 79 libras (90 euros) al año en Reino Unido. Eso es un modesto 5% de su base actual de suscriptores en el país.

Es cierto que un movimiento agresivo de Amazon podría haber asestado un golpe decisivo a Sky, que pronto podría tener mayor potencia de fuego con la posible adquisición por parte de Fox o Comcast. BT está debilitada tras un escándalo contable el año pasado.

Sin embargo, el valor del fútbol ha caído recientemente en Italia e Inglaterra, a medida que los grupos de TV de pago reevalúan si los podrán recuperar la inversión. Ahora no habría sido el mejor momento para que entrara Bezos. Y, al comprar solo las sobras de la Premier, tendrá una forma barata de resolver los desafíos técnicos del streaming deportivo. Puede que los clubes que esperan mucho dinero de las tecnológicas tengan que esperar unos cuantos años más.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

 

Normas