La familia Riberas vende un 1,48% de Gestamp por unos 60 millones para llevar la compañía al Ibex

Ponderará por el 60% del capital y prepara su desembarco en el selectivo

El grupo marca máximos históricos a 7,11 euros por título

Francisco Riberas, presidente de Gestamp, en la salida a Bolsa de la compañía el 7 de abril de 2017.
Francisco Riberas, presidente de Gestamp, en la salida a Bolsa de la compañía el 7 de abril de 2017.

Acek, la sociedad de los hermanos Jon y Francisco Riberas, ha vendido un 1,48% de sus acciones en Gestamp a inversores institucionales, de forma que el fabricante de componentes alcanza un free float (capital flotante) del 30,05%.

Según informó Gestamp en un comunicado, con esta venta de 8,53 millones de títulos, Acek cumple el objetivo inicial de la salida a Bolsa de contar con un capital flotante superior a un 30%.

El fabricante de piezas de automóviles ponderará por el 60% de su capitalización, en lugar del 40% actual y esto le abre la puerta del Ibex, que requiere que su valor ponderado equivalga al menos al 0,3% de la capitalización del índice. 

A precios de cierre del lunes, ese número de acciones de Gestamp  está valorado en unos 60 millones de euros.

Gestamp fue la mayor salida a Bolsa del año pasado. Los hermanos Jon y Francisco Riberas, que controlan el grupo a través de la sociedad Acek, vendieron el 27,2% de Gestamp al mínimo de la banda orientativa de precios, que iba de 5,6 a 6,7 euros por acción, lo que valoraba la compañía en 3.222 millones de euros. Su estreno en la renta variable estuvo marcado en rojo. Literalmente.

El 7 de abril del año pasado se estrenó con una caída del 4,46% al cierre y en el peor momento llegó a hundirse un 8%. 

Pero el lunes 4 de junio ha marcado su máximo histórico, con una subida del 3,11%, hasta 7,11 euros por acción, con un valor total de casi 4.100 millones de euros. 

Gestamp, que ha calificado la operación de "aislada" y "puntual", aseguró que Acek, el vehículo inversor de la familia Riberas, mantiene una "amplia" mayoría del control de la compañía y que esta ratifica su compromiso a largo plazo con el proyecto de la multinacional española especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de componentes metálicos para el automóvil.

La compañía se vio afectada el año pasado por problemas en sus negocios en Estados Unidos. Gestamp lanzó una advertencia sobre sus beneficios estimados el pasado 11 de septiembre que se tradujo en un desplome de casi el 10% al día siguiente.

Una parte de los hedge funds más agresivos que acudieron a la salida a Bolsa decidió salir, pero esta corrección fue aprovechada para comprar por otros inversores, especialmente gestoras españolas. Así, están presentes en el capital las de Santander, BBVA y CaixaBank, además de las especializadas en value(invierten en compañías que cotizan con descuentos elevados respecto a su valor teórico), como Cobas, azValor y Bestinver, según fuentes financieras.

Primer dividendo

Los accionistas históricos de Gestamp –Acek o, lo que es lo mismo, los hermanos Riberas, y también Mitsui, que controla un 12,5%, y los empleados– se repartieron el dividendo de los resultados de 2016 antes del estreno en la Bolsa. Gestamp les entregó 0,1153 euros por acción (66 millones de euros en total). Este reparto previo –de un beneficio neto total de 221 millones de euros, un 37,1% más que en 2015– es habitual en los procesos de estreno bursátil.

Los nuevos socios –alrededor de un centenar de institucionales y unos 4.000 pequeños inversores– recibieron este año 0,1153 euros por título el pasado 22 de marzo. 

Normas