Petrobras se queda sin la supervisión de un adulto

Parente había comenzado a sacarla del fango de un escándalo masivo de sobornos y a corregir años de mala gestión

Pedro Parente, expresidente de Petrobras.
Pedro Parente, expresidente de Petrobras.

La salida de Pedro Parente como jefe del gigante estatal Petroleo Brasileiro priva a Brasil de la muy necesaria supervisión de un adulto. Su renuncia el viernes, después de que el Gobierno recortara los precios del diésel para aplacar a los camioneros en huelga, puso fin a dos exitosos años. Había comenzado a sacar Petrobras del fango de un escándalo masivo de sobornos y a corregir años de mala administración e injerencia estatal. La acción cayó más de un 17% tras el anuncio de su salida.

El presidente proempresa Michel Temer, que nombró a Parente, lleva trabajando para imponer una disciplina fiscal sostenible desde que tomó el relevo de la destituida Dilma Rousseff en 2016. Entre los cambios de Parente estuvo alinear los precios de los combustibles con los mercados internacionales, en lugar de usar la empresa como herramienta de política social para mantenerlos artificialmente bajos.

Sin embargo, Temer, cada vez más de salida, no pudo resistir la protesta de los camioneros, que ha paralizado gran parte de la economía. Ha ofrecido congelar los precios 60 días y ajustarlos mensualmente en lugar de a diario. Parente ha optado por irse, a pesar de las promesas del Gobierno de indemnizar a Petrobras.

Esta acaba de publicar sus mayores ganancias trimestrales en cinco años, y de anunciar nuevas reducciones –en parte a través de desinversiones– de su enorme deuda neta, más de un 3% inferior a la del trimestre anterior, con una cifra todavía enorme de 76.000 millones de dólares. La salida de Parente hace que eso parezca un destello efímero de sentido común.

La debilidad de Temer se debe a la inminencia de las elecciones presidenciales de octubre, en las que es demasiado impopular para postularse, debido en parte a la cólera generalizada contra la corrupción entre las élites políticas y en parte a las dolorosas reformas fiscales que ha tratado de hacer.

Ceder ante los camioneros y poner fin a las reformas de Parente ha comprado la paz a corto plazo, pero augura dificultades para enderezar las finanzas del país. Dado que Petrobras es más que una simple petrolera para el Gobierno, nunca llegará a ser apropiada para los inversores.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas