El G7 transmite a EE UU su preocupación por la guerra comercial

Piden a la Casa Blanca que se replantee su política de aranceles

Washington se queda aislado por sus prácticas proteccionistas

Representantes del FMI, el BCE y los principales bancos centrales del mundo, en la reunión del grupo de los 7, celebrada ayer en Whistler (Canadá).
Representantes del FMI, el BCE y los principales bancos centrales del mundo, en la reunión del grupo de los 7, celebrada ayer en Whistler (Canadá).

La mayoría de los ministros de Finanzas del G7 transmitieron ayer al secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, su "preocupación y desilusión" por los aranceles a las importaciones de acero y aluminio impuestos por el Gobierno de Donald Trump a la Unión Europea (UE), Canadá y México.

"Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales han pedido al secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, que informe (a la Casa Blanca) de su preocupación y desilusión unánimes", dijo el ministro de Finanzas de Canadá, Bill Morneau, en una rueda de prensa.

La reciente decisión de Trump sobre los aranceles centró la reunión celebrada ayer en la localidad canadiense de Whistler de los ministros de finanzas del G7, grupo al que también pertenece Estados Unidos.

El Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, fue el principal blanco de críticas en la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de las Siete economías más industrializadas en Canadá. Seis países presentes en la cumbre están afectados por los aranceles que Washington aplica por motivos de seguridad nacional.

Sus quejas también complicaron los esfuerzos de Washington por lograr su cooperación para objetar las prácticas comerciales de China. El Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, visita Pekín este sábado para participar de negociaciones que buscan evitar una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

El ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, dijo que las medidas de Estados Unidos son "profundamente deplorables". Los productores de acero y aluminio nipones enfrentan los aranceles estadounidenses a los metales desde el 23 de marzo. "Esto no ocurre muy frecuentemente en las reuniones del G-7, pero era Estados Unidos contra todos los demás", dijo Aso a periodistas.

La Unión Europea y Canadá han reclamado ante la Organización Mundial de Comercio. La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, ha afiramdo en un comunicado que los aranceles fueron "impuestos bajo el falso pretexto de proteger la seguridad nacional de Estados Unidos".

El ministro de Finanzas de Canadá, Bill Morneau, dijo a periodistas que en una reunión con Mnuchin "expresé en fuertes términos nuestra oposición a estos aranceles a los sectores del acero y el aluminio, nuestra absoluta opinión de que es absurdo que Canadá pueda ser en cualquier forma un riesgo de seguridad".

El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, dijo que Mnuchin estaba claramente aislado por el tema, aunque Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, Italia y Canadá están intentando hablar con el Gobierno de Trump para que "vuelva a entrar en razón"."Desafortunadamente vamos a tener un G-6 más uno con Estados Unidos solo contra todos y corriendo el riesgo de una desestabilización de la economía", declaró Le Maire a la prensa en Whistler, Columbia Británica.

El ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, dijo a periodistas que las acciones de Washington "preocupan" a los miembros del G-7, pero que espera que la discusión del viernes siente las bases para que los líderes del grupo alcancen un entendimiento con el presidente Donald Trump sobre los aranceles en la cumbre de la próxima semana en Charlevoix, Quebec.

"Sabemos que el presidente tiene un estilo muy personal. A él le gusta tratar personalmente los temas", dijo Hammond.

Mnuchin, considerado como una de las voces más moderadas en temas comerciales al interior del gabinete de Trump, adoptó un bajo perfil durante las discusiones del G-7 sobre los aranceles, pero estaba claramente "aislado", dijeron dos funcionarios que participaron de las conversaciones.

El Gobierno de Trump aplicó aranceles de un 25 por ciento a las importaciones de acero y de un 10 por ciento a las de aluminio de la UE, México y Canadá, luego de que se rehusaron a aceptar cuotas a sus envíos de metales en las negociaciones con el Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross.

Normas