Aena suspende la presentación de su plan estratégico tras el cambio en La Moncloa

El exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, iba a comparecer ante los medios el lunes para explicar la hoja de ruta

La reunión con analistas, prevista para el día 7, queda "aplazada hasta nueva fecha"

El presidente de Aena, Jaime García Legaz.
El presidente de Aena, Jaime García Legaz.

El cambio de Gobierno, tras el triunfo de la moción de censura del PSOE, empieza a traducirse en la consiguiente paralización del sector público a la espera de que el presidente, Pedro Sánchez, forme su nuevo gabinete. La cotizada Aena ha sido la primera en dar un síntoma claro en este sentido al comunicar a la CNMV que queda suspendida la presentación a los analistas del nuevo plan estratégico 2018-2021.

La cita con el mercado estaba prevista para el día 7 y el hecho relevante firmado por el secretario del consejo dice textualmente que "se aplaza la presentación hasta nueva fecha". Una fórmula que deja con vida el documento realizado bajo la presidencia de Jaime García Legaz, un hombre con claro perfil político y pedigrí del PP, mientras es previsible el nombramiento de un sustituto afín al nuevo Ejecutivo. Antes del encuentro con analistas, el ya ex ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tenía en su agenda presentar el plan de Aena a los medios de comunicación este mismo lunes.

El operador público aeroportuario avanzó que mantendría su agresiva política de dividendos durante este 2018, 2019 y 2020. Aena, controlada en un 51% por el Estado, tenía la intención de repartir entre sus accionistas un importe equivalente al 80% del beneficio neto individual anual generado por la empresa.

La gestora de los aeropuertos de Barajas y El Prat salió a Bolsa con un compromiso inicial de retribución con un 50% del beneficio. Una cota que se vio elevada al 80% en el último pago, el pasado mes de abril. De este modo, Aena repartió 975 millones de los 1.219 millones declarados por la matriz como resultado neto en 2017. Este nivel de retribución, casi un 70% superior a la entregada con cargo al resultado de 2016, supuso una rentabilidad del 3,8%.

Aena también dijo tener prevista la contratación de personal para atender el incremento de pasajeros. Entre las previsiones para 2018, se espera un aumento del 5,5% en el número de pasajeros sobre la base de 265 millones atendidos en 2017 (15,8 millones corresponden al aeropuerto londinense de Luton).

Otros dos pilares de la nueva hoja de ruta eran la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, y la diversificación geográfica para mitigar su exposición a "la concentración de tráfico" en España. Un salto al exterior que se pretendía acometer con el apoyo de socios privados.

Quedan en el aire, entre otras iniciativas, los macroplanes inmobiliarios de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, ambos incluidos en el plan estratégico.

Normas