Enel tendrá que trabajar duro con Eletropaulo

Los accionistas deberán esperar varios años para obtener una buena rentabilidad

Francesco Starace, CEO y director general de Enel, en la Bolsa de Nueva York.
Francesco Starace, CEO y director general de Enel, en la Bolsa de Nueva York.

El dominio de Enel en Brasil necesitará un poco de trabajo duro. La compañía italiana pagará 7.600 millones de reales (1.700 millones de euros) para comprar al operador de red Eletropaulo. Esta cifra triplica la capitalización bursátil del grupo antes de que se iniciara, hace dos meses, una feroz guerra de ofertas con la española Iberdrola.

La oferta de Enel de 45,22 reales por acción supera la oferta final de Iberdrola en alrededor del 15%. Si más de la mitad de los accionistas de Eletropaulo aceptan la oferta, el grupo italiano se convertirá en el principal operador de red del país más grande de Sudamérica.

Estratégicamente, la adquisición tiene sentido. Eletropaulo distribuye electricidad en la acaudalada área metropolitana de São Paulo, que por sí sola representa el 16% del PIB de Brasil. La compra aumentará la presencia de Enel en el país en 7 millones de clientes, hasta los 17 millones.

Sin embargo, el liderazgo tiene un precio. Además de la adquisición inicial, Enel se ha comprometido a inyectar otros 350 millones de euros para financiar inversiones. Sumando la deuda neta, de 1.000 millones de euros, el precio global se dispara a unos 3.000 millones de euros. Eso es cerca de 9,5 veces el ebitda pronosticado para el próximo año, por encima del promedio del sector de cerca de 7 veces.

Se espera que Eletropaulo genere un beneficio de explotación de 280 millones de euros en 2020. Quitándole los impuestos, la adquisición produciría un retorno sobre el capital invertido de menos del 7%. Llevar el retorno a un más cómodo 9% requeriría ahorros de costes para aumentar el beneficio de explotación de hasta un tercio, o 90 millones de euros. El promedio de los contratos de servicios públicos en Brasil es quizás la mitad de eso.

Es cierto que Enel tiene experiencia en el país y una buena trayectoria en la integración de negocios. También debería ser capaz de impulsar la eficiencia de Eletropaulo, que necesita inversión y sufre apagones.

Los analistas esperan que este año produzca un margen de ebitda de alrededor del 9%, la mitad de la media del sector. Aún así, los accionistas tendrán que esperar varios años para obtener un buen rendimiento, y esperar que el arduo trabajo de Enel valga la pena.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas