Un graduado en Cataluña tiene un 16% más de posibilidades de trabajar que uno de Canarias

Un estudio de Ivie y BBVA analiza la empleabilidad de las regiones y carreras

Ciencias de la Salud es la rama con menos tasa de paro

Trabajo universitarios pulsa en la foto

Los titulados universitarios lo tienen más fácil que el resto de la población activa a la hora de encontrar trabajo. Durante el pasado año, mientras que la tasa de paro genérica se situó en un 17,2%, la de los graduados bajó al 8,8%. Ahora bien, a pesar de que el camino es mucho más fácil si se ha salido de la universidad, tener un título bajo el brazo no es garantía de éxito. El último estudio del Ivie y la Fundación BBVA analiza, precisamente, las diferencias que hay entre los distintos campus españoles en lo que a la empleabilidad se refiere, así como la brecha existente entre las ramas de conocimiento y entre las comunidades autónomas.

No hay que olvidar que existen factores determinantes en la inserción laboral que corresponden a cada individuo, como sus capacidades, la formación previa adquirida o el entorno socioeconómico en el que se mueve. Pero sin duda, esgrime el citado informe, son los relacionados con la formación los que más inciden en el proceso. “La titulación cursada, en un 50%, es el elemento que más peso tiene, seguido por la comunidad autónoma en la que se estudia, en un 9%, y la satisfacción con el título cursado, en un 7,4%”, explicó ayer el investigador del Ivie, Lorenzo Serrano, durante la presentación del estudio.

De esta forma, por titulaciones, la categoría con la tasa de paro más baja es la que corresponde a las Ciencias de la Salud, que se sitúa en un 5,3%. Muy lejos queda la rama de Arte y Humanidades, con una tasa que supera los 13 puntos porcentuales. En medio están las ingenierías y Arquitectura (7,5%), las Ciencias Sociales y Jurídicas (9,9%) y las Ciencias en general, con una tasa de 11,4%.

Pero que un graduado en Ciencias de la Salud encuentre empleo, depende en gran medida de la comunidad autónoma en la que haya estudiado. La inserción laboral de los universitarios cambia vertiginosamente si se comparan, por ejemplo, los dos extremos españoles. Cataluña es la región cuyos titulados cuentan con una tasa de empleo más elevada (82,8%), frente al 66,9% de Canarias, la más baja. Cataluña también gana al resto de regiones en la velocidad en la que sus graduados encuentran empleo. Solo el 13,3% tarda más de un año en firmar un contrato, frente al 32,9% de universitarios de Galicia.

Pero no todo se reduce al hecho de encontrar trabajo. Como recordó Lorenzo Serrano, “también hay que tener en cuenta las peculiaridades y condiciones de esos empleos, así como la temporalidad y el tipo de contrato”. Así, quienes ganan cuando se busca una jornada a tiempo completo son, por su parte, los titulados de Madrid. El 81,1% de ellos la encuentran, frente al 72,1% de Castilla y León. Canarias repite como región peor posicionada en lo que respecta a las ocupaciones altamente cualificadas. Solo el 66,6% de los universitarios del archipiélago desempeña estas tareas, frente al 84,7% de los navarros. En el apartado de las remuneraciones, los titulados de Madrid son los mejor posicionados: el 51,3% de ellos se encuentra dentro de los grupos cuarto y quinto de quintil salarial, frente al 29,8% de los extremeños.

El 51% de los titulados en Madrid está en los grupos 4º y 5º del quintil salarial

En el momento de elegir centro universitario, además de decantarse por una región u otra en función del objetivo del estudiante, también hay que tener en cuenta el trabajo que hacen los campus para fomentar menos o más la empleabilidad de sus graduados. El citado estudio señala que la principal línea de actuación para mejorar el acceso con éxito al mercado laboral es la reorientación de su oferta de titulaciones y del contenido formativo a la realidad del cambiante mundo laboral. En este sentido, son las universidades altamente especializadas las que mejor hacen los deberes, seguidas de los grandes campus metropolitanos.

Con todos estos datos sobre la mesa, la universidad de España más activa en empleabilidad es la Universidad de Valencia (Estudi General), con una puntuación de 82,2 en los índices de medición. Le siguen la Politécnica de Valencia (78,8) y la Politécnica de Madrid (76,8). Tras ellas están la de Deusto, la Pompeu Fabra, la Autónoma de Barcelona, la Miguel Hernández de Elche, la de Sevilla y la Pablo Olavide. Las tres últimas, con números que superan por poco los 50 puntos, son la Ramon Lull, la de Extremadura y la Universidad de La Rioja.

Normas