La buena evolución del IRPF y el IVA contrasta con la caída de la recaudación por Sociedades

El déficit del Estado se sitúa en abrial en el 0,49% del PIB frente al 0,66% registrado hace un año

La solicitud de devoluciones de las compañías derrumba un 22% la recaudación por los beneficios empresariales

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. EFE

Los datos de ejecución presupuestaria conocidos hoy reflejan que la recaudación del IRPF y el IVA mantienen su senda de crecimiento hasta el mes de abril, sin embargo, los ingresos por el impuesto sobre sociedades cayeron un 22,2% en el primer cuatrimestre del año, respecto al mismo período del año anterior. La recaudación fiscal total aumentó un 4,6%, una cifra que sería del 5,5% si se descuenta el impacto del suministro inmediato de información, el proyecto que obliga a las grandes empresas a informar del IVA en tiempo real.

De momento, los ingresos tributarios crecen menos que las estimaciones anuales incluidas en el Presupuesto. Aunque también es cierto que cuatro meses es un período de tiempo corto, que no permite realizar afirmaciones categóricas ni sacar conclusiones definitivas. 

La buena evolución del IRPF y el IVA contrasta con la caída de la recaudación por Sociedades

Resulta llamativa de la estadística publicada hoy por Hacienda la reducción de ingresos en el impuesto sobre sociedades. En el mes de abril se realiza el primer pago a cuenta de este tributo que grava los beneficios empresariales. En el primer cuatrimestre, Hacienda ingresó 1.584 millones por el impuesto sobre sociedades, un 22,2% menos que en el mismo período del año anterior. La caída no refleja un descenso de los ganancias, sino que es una consecuencia de las mayores devoluciones fiscales de la campaña de 2016, que se presenta en julio de 2017. Los reintegros que realiza la Agencia Tributaria provocan esta caída de la recaudación en términos de caja. Si se aísla este efecto, los ingresos aumentarían un 3,3% en términos homogéneos. 

Sin embargo, se trata de un ascenso modesto. El informe de Hacienda señala que los pagos a cuenta del impuesto se han estancado. El principal motivo es que los grupos consolidados han reducido un 8,6% su aportación al declarar un 10% menos de beneficios. En cambio, las grandes empresas no pertenecientes a grupos han aumentado sus ganancias declaradas un 5%.

En el IRPF, el tributo más relevante del sistema fiscal español, la recaudación mejora por el mayor empleo. El tributo aportó a las arcas públicas 29.603 millones, un 6,5% más que el año anterior. El aumento se debe al incremento de las retenciones del trabajo y de actividades económicas. Hacienda recaudó por IVA, el impuesto que grava el consumo, 29.143 millones, un 4,5% más. En los Presupuestos, el Ejecutivo confía en que los ingresos aumenten un 12,5%.

A pesar de la caída del impuesto sobre sociedades, la buena evolución de los ingresos ha permitido al Estado reducir su déficit público. Los números rojos ascendieron en abril al 0,49% del PIB frente al 0,66% registrado hace un año. Significa que el déficit ha bajado en 1.700 millones. También las comunidades autónomas y la Seguridad Social han mejorado sus cifras.

España se ha comprometido con Bruselas a reducir su déficit público del 3,1% registrado el año pasado al 2,2%. Se trata de un esfuerzo considerable. Teniendo en cuenta las medidas incluidas en los Presupuestos -subida de las pensiones, aumento del salario de los funcionarios o rebaja del IRPF- la mayoría de analistas y también las previsiones de la Comisión Europea apuestan a que España incumplirá su objetivo de estabilidad.

Normas