El sindicato CIC recurre el archivo de las preferentes de Caja Madrid y Bancaja

Apela la decisión del juez Andreu de cerrar la vía penal

Alega que la comercialización de híbridos fue una suerte de “estafa piramidal”

fraude
Afectados por las preferentes protestan en la puerta de la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares.

Nuevo intento para tratar de reanimar la causa penal que investigaba la comercialización de las participaciones preferentes de Caja Madrid y Bancaja. Apenas unos días después de que el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu decretara su archivo, la decisión ha sido recurrida.

La Confederación Intersindical de Crédito (CIC), sindicato presidido por Gonzalo Postigo que viene ejerciendo como acusación popular en diversas causas bancarias como la de las tarjetas black, ha apelado la decisión de Andreu ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

El magistrado entendió que “no ha quedado acreditado” que la dirección de Caja Madrid y Bancaja (luego integradas en Bankia) trataran de “engañar” a miles de clientes comercializando entre ellos un producto a sabiendas de que perderían su dinero.

Aunque la venta de participaciones preferentes y deuda subordinada ha obligado a estas entidades, como a las también nacionalizadas Novagalicia y Catalunya Banc a devolver miles de millones de euros por la venta de productos complejos entre inversores no cualificados, el juez considera que no queda claro que detrás hubiese un engaño masivo planificado.

La CIC argumenta, sin embargo, que la venta de estos productos se asemejó a la que puede darse en cualquier “estafa piramidal” y piden a la Sala de lo Penal que revise la decisión del juez y reabra el procedimiento.

Si este intento no prospera, los afectados seguirán teniendo la opción de acudir a litigios por la vía civil para tratar de recuperar su dinero, si bien no se derivarían responsabilidades penales entre la excúpula de las entidades. 

Normas