MCH gestionará el fondo de 200 millones de euros de Cofides y Omán

Cuenta con una cartera de 850 millones en activos bajo gestión

El nuevo instrumento financiará inversiones españolas en Oriente Medio

Salvador Marín, presidente de Cofides
Salvador Marín, presidente de Cofides

MCH gestionará el fondo de 200 millones de euros creado por la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (Cofides) y el sultanato de Omán. Ese es el resultado provisional del proceso de licitación, hecho público a última hora de la tarde de ayer en la Plataforma de Contratación del Sector Público, tras obtener la mejor puntuación entre los candidatos. La decisión definitiva se tomará en los próximos días una vez que transcurra el plazo de consultas y alegaciones. MCH es asesora de cuatro fondos de capital riesgo, que representan conjuntamente más de 850 millones de euros. 

El nuevo instrumento estará dotado con 200 millones de euros y se utilizará para financiar implantaciones industriales de empresas españolas en Oriente Medio. De esa cantidad, 100 millones serán aportados por Cofides y otros 100 por el fondo soberano de Omán. La contribución de Cofides se divide entre 99 millones procedentes del Fondo para Inversiones en el Exterior (FIEX), que gestiona este organismo, y otro vinculado a sus fondos propios.

El fondo servirá para cubrir inversiones exclusivamente productivas (aquellas que generan empleo y actividad) por lo que quedan descartadas aquellas con propósitos financieros. Energia, salud, agua o química son los que más posibilidades tienen. Salvador Marín, presidente de Cofides, destaca que impulsará la constitución de uniones temporales de empresas de ambos países. “Es un fondo financiero que busca unir a empresas que les vaya bien allí y en España”.

Los intercambios comerciales y las inversiones entre ambos países son muy modestas y la puesta en marcha de este fondo podría servir para revitalizarlas. Un informe de la Oficina Económica y Comercial de Mascate revela que la entrada de las empresas en el mercado de Omán les puede abrir las puertas a otros países de la región y a las oportunidades prevista en el noveno plan quinquenal (2016-2020) centrado en infraestructuras de transporte. “Se estima que en los próximos 10 años Omán gastará hasta 15.000 millones de dólares en este sector. No obstante, el ritmo vendrá determinado por el precio del petróleo y su impacto en el presupuesto público. Asimismo está previsto el desarrollo de plantas de energía y agua y redes de distribución y tratamiento de aguas”, recalca el estudio.

Estas mismas oportunidades pueden surgir en otros países de la región, como Catar, en los que la recuperación del precio del petróleo ha provocado la recuperación de planes de inversión que habían quedado en standby a la espera de que la cotización del crudo mejorara. Una delegación de Catar Financial Center, el organismo encargado de atraer inversiones al país, estuvo en Madrid a finales de abril para tratar de atraer bancos y multinacionales interesados en los planes de infraestructuras previstos para los próximos cinco años. Oriente Medio se ha convertido en uno de los principales destinos de las empresas de ingeniería e infraestructuras. El Ministerio de Economía calcula que a finales de año pasado las empresas españolas participaban en licitaciones por valor de cerca de 160.000 millones de euros en la región.

 

 

Normas