Marcos de Quinto dimitió en Telepizza tras votar no al acuerdo con Pizza Hut

El ya exconsejero ejecutivo se opuso a la operación y presentó su dimisión irrevocable justo en el momento en el que el consejo la aprobó

Telepizza comunicó a la CNMV que la dimisión obedecía a razones personales

Marcos de Quinto dimitió en Telepizza tras votar no al acuerdo con Pizza Hut

Telepizza comunicará previsiblemente hoy sábado a la CNMV la fecha en la que someterá a la aprobación de su junta de accionistas el acuerdo que ha alcanzado con el grupo Pizza Hut para integrar sus marcas y poner en marcha la alianza comercial que comunicaron al mercado el pasado 16 de mayo de mayo.

La operación, que por su inusual diseño, alcanza un grado de complejidad muy elevado, ha nacido envuelta en una grave polémica y con algunas dudas sobre su diseño. Prueba de ello es que a las 48 horas de comunicarse al mercado el acuerdo, Marcos de Quinto, expresidente de Coca Cola España y ex vicepresidente ejecutivo de la multinacional, presentó la dimisión de sus cargo como consejero independiente.

El hecho relevante remitido a la CNMV por Telepizza el pasado 18 de mayo dando cuenta de la salida de De Quinto del consejo aseguraba que había tomado la decisión por “motivos personales”. Sin embargo, Cinco Días ha podido saber de fuentes cercanas a la sociedad que la dimisión de Marcos de Quinto obedeció a una profunda discrepancia con los ejecutivos de la empresa y el resto del consejo, respecto a la viabilidad y a la bondad de la operación.

De hecho las mismas fuentes, que han accedido hablar bajo el compromiso de confidencialidad, aseguran que Marcos de Quinto votó en contra de la operación en el consejo que finalmente dio luz verde a la integración comercial con Pizza Hut y que por coherencia personal después de votar no al acuerdo, presento su dimision irrevocable.

Fuentes oficiales de Telepizza han reiterado que la operación contó con la aprobación del consejo de administración pero han optado “por no confirmar ni desmentir si la votación se adoptó con un voto unánime”.

Estos mismos medios aseguran que la operación ha sido recogida de forma muy positiva por los analistas, que ven el pacto con Pizza Hut como un buen acuerdo y muy beneficioso para  su futuro desempeño. Sin embargo las fuentes consultadas, sin dar mayores detalles sobre las interioridades del acuerdo, dejan patente que las reticencias manifestadas en el seno del consejo dejan entrever que el acuerdo con Pizza Hut no es todo lo beneficioso para Telepizza como ha defendido la empresa.

De hecho basan parte de este descontento en la parte del acuerdo en la que Telepizza aporta, según el acuerdo, "los elementos distintivos de la marca Telepizza a una joint venture de nueva creación". El hecho relevante en el que se basó la presentación del acuerdo a los inversores asegura que Telepizza retendrá los derechos de uso y disfrute de los beneficios de los signos distintivos de Telepizza (incluido, entre otros, el derecho a licencia y sublicencia de esos signos)

Pero inmediatamente aclara que Pizza Hut tendrá una opción de compra sobre la propiedad de los signos distintivos de Telepizza, ejercitable en tres años y dieciocho meses. "En una transacción en la que se defiende que no hay una compra venta de acciones, ni una fusión económica, este es el único punto en el que se reconoce que Pizza Hut va a pagar por ser el dueño de la marca Telepizza en el futuro, y no hay información, ni pequeña ni grande, sobre la valoración de esa opción de compra que a nuestro juicio convierte a la Telepizza del futuro en un franquiciado de Pizza Hut", subrayan las fuentes citadas.

En este sentido, Marcos de Quinto no ha querido concretar a Cinco Días los detalles de la discusión interna que se produjo en el consejo de administración cuando se aprobó la operación. Aunque sí ha querido dejar patente que la decisión en el consejo no se tomó por unanimidad. “Y esto es lo máximo que puedo decir al respecto, dada mi obligación de guardar confidencialidad sobre lo que en el consejo de Telepizza se discute”, añade.

La dimisión fulminante de Marcos de Quinto de Telepizza se interpretó inicialmente que obedecía a una incompatibilidad profesional del ejecutivo derivada de sus compromisos con Coca-Cola, que teóricamente se enfrentaban con el hecho objetivo que Telepizza cerraba un acuerdo con Yum, dueña de Pizza Hut, cuyo origen es un spin off de Pepsico.

Sin embargo, sin dar más detalles, Marcos de Quinto ha sido tajante con Cinco Días, “mi decisión es personal y no tiene nada que ver con incompatibilidades en el negocio. Seré siempre un hombre de Coca-Cola, pero eso no tiene que ver con el hecho de que estaba en el consejo de Telepizza defendiendo a sus accionistas”.

Normas