Iberdrola invertirá 2.400 millones en eólica marina en Estados Unidos

Una sociedad participada por su filial Avangrid se adjudica 800 MW

El proyecto se ubica en el Estado de Massachusetts

Instalaciones de eólica marina de Iberdrola.
Instalaciones de eólica marina de Iberdrola.

Vineyard Wind, sociedad participada al 50% por Iberdrola (a través de su filial Avangrid) ha recibido la autorización del Massachusetts Electric Distribution Companies (EDC) para construir un parque eólico marino en la costa este de los Estados Unidos. Según indica la compañía, el parque contará con una potencia de 800 MW, siendo el primero de los parques eólicos marinos de Iberdrola a gran escala puestos en marcha hasta la fecha. El proyecto forma parte de los objetivos del Estado de Massachusetts para el desarrollo de infraestructuras eólicas marinas en el marco de su Ley de Comunidades Verdes.

Iberdrola marca un nuevo hito en su expansión internacional en el sector de las energías renovables, con un proyecto que implica una inversión de 2.800 millones de dólares (casi 2.400 millones de euros), según estimaciones del mercado. Vineyard Wind desarrolla este proyecto desde 2016, fecha desde la que ha consensuado el diseño del proyecto con entidades y asociaciones pesqueras de la zona, a través de más de 100 reuniones.

Según indica la energética qu epreside Ignacio Sánchez Galán, Iberdrola ha apostado de forma decidida por la energía eólica marina como una de las claves del futuro de la compañía. Los países elegidos para desarrollar su actividad en el negocio eólico marino han sido, de momento, Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos.

 La compañía marcó un hito en 2014 al convertirse en la primera empresa española en proyectar y poner en marcha un parque eólico, el de West of Duddon Sands (WoDS), en la costa noroeste de Inglaterra. Gracias a una inversión de 1.600 millones de libras, WoDS dispone de una potencia es de 389 MW, que le permiten producir energía eléctrica suficiente como para cubrir la demanda de aproximadamente 300.000 hogares británicos.

 La siguiente iniciativa de eólica marina que Iberdrola abordó fue el parque de Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico, en el que eligió a Navantia como uno de sus principales proveedores. Wikinger, en marcha desde el pasado mes de diciembre, supuso una inversión de cerca de 1.400 millones de euros y dispone de una potencia de 350 MW. La instalación está ubicada a unos 75 kilómetros de la costa, donde la profundidad oscila entre 37 y 43 metros.

 También en Alemania, Iberdrola se adjudicó el pasado 27 de abril la construcción de dos parques eólicos marinos en aguas alemanas del mar Báltico, que sumarán una capacidad total de 486 MW, en la segunda subasta pública organizada por la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzagentur). Se trata de los proyectos Baltic Eagle (476 MW) y Wikinger Süd (10 MW).

Iberdrola se encuentra inmersa en las adjudicaciones para poner en marcha el proyecto East Anglia One, en Reino Unido. Con 714 MW de potencia, se trata del mayor proyecto español de la historia en el sector de las renovables y el parque marino más grande del mundo -ocupará 300 kilómetros cuadrados, cuando entre en funcionamiento, en 2020, tras una inversión de 2.500 millones de libras.

 Además, el grupo ya ha solicitado al Gobierno británico ampliar esta instalación hasta los 2.000 MW. Para ello, ha presentado a las autoridades del Reino Unido una propuesta para construir el parque East Anglia Three, que dispondría de 1.200 MW de potencia.

 A estas nuevas instalaciones se sumará la de Saint Brieuc, en aguas francesas, cuya entrada en operación se prevé para 2022. Este parque eólico tendrá una potencia de 496 MW y estará ubicado en la bahía de Saint-Brieuc, frente a la costa de la Bretaña francesa, a 20 kilómetros mar adentro.

 

 

Normas