Iberdrola pide a Nadal que no equipare una central de carbón con una de gas

El ministro criticó previamente que la empresa haya puesto a la venta térmicas en Reino Unido y rechace hacer lo propio en España

Iberdrola pide a Nadal que no equipare una central de carbón con una de gas

El Gobierno e Iberdrola se enzarzaron este jueves en el debate público sobre el uso de centrales térmicas. El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, se refirió por la mañana al hecho de que Iberdrola haya puesto a la venta centrales térmicas en Reino Unido cuando se niega a hacer lo propio en España con instalaciones de ese tipo, como la de Lada, en Asturias. “No es una postura simétrica”, señaló en Infiesto, Asturias.

Nadal recordó una reciente reunión con el presidente de la empresa, Ignacio Sánchez Galán, y los presidentes de Asturias y Castilla y León, Javier Fernández y Juan Vicente Herrera, respectivamente. En ese encuentro, según Nadal, pidieron a Sánchez Galán que vendiera las centrales, a lo que el empresario respondió que era imposible.

Las reflexiones del ministro sirvieron para una pronta contestación por parte de Iberdrola. Un portavoz del grupo energético indicó esta tarde que “no debe equipararse ante la opinión pública una central térmica de carbón con una central térmica de gas”.

Iberdrola tiene la voluntad de avanzar en el marco de la transición energética hacia un modelo medioambiental y económicamente sostenible como reclama la sociedad del siglo XXI, indicaron las mismas fuentes.

“Y en este nuevo modelo las centrales térmicas de carbón, la fuente de generación eléctrica más contaminante, no debería tener cabida. Por eso, lo que queremos es cerrarlas. Es lo que hicimos en Reino Unido, donde clausuramos 3.600 MW de carbón y en ningún momento se consideró la opción de venta, y en coherencia ese es nuestro mismo planteamiento en España”, añadieron.

A su juicio, el caso de las centrales térmicas de gas o ciclos combinados es totalmente diferente, ya que “es la opción térmica menos contaminante y da firmeza al sistema eléctrico, por lo que va a seguir jugando un papel relevante en la transición energética”.

“Por eso, siempre de acuerdo al principio de libertad de empresa, la posible venta en Reino Unido es una alternativa”, añadieron. De hecho, la empresa tantea vender los 2.000 MW de Scottish Power.

Normas