Carolina Valencia: “Nuestro cemento ha cubierto las oficinas de Google”

Es la cofundadora de la firma de diseño Cement Design

Venden sus trabajos tanto a particulares como a grandes empresas

Carolina Valencia: “Nuestro cemento ha cubierto las oficinas de Google”

Supieron darle la vuelta a un futuro incierto en una época enrevesada. Carolina Valencia (Colombia, 1977), consejera delegada de Cement Design, fundó la empresa junto a su pareja, Jorge Hernández, durante el comienzo de la crisis económica. “Ambos veníamos del sector de la construcción, pero decidimos evolucionar y aprovechar todo nuestro conocimiento”. Y es que, allá por 2007, hubo un parón enorme. “Pasamos de un mes en el que se vendía casi todo a otro en el que no se vendía nada”. Fue ahí cuando decidieron diversificar el negocio y ampliar su línea de producto.

No querían volver a ser una fábrica de cemento al uso, así que se decantaron por el que era su producto estrella, “el cemento decorativo, que aunque siempre se ha utilizado sigue siendo muy desconocido en España”. Sus ventajas son múltiples, prosigue Valencia: “Se adhiere a cualquier tipo de superficie, sea hierro, cerámica, cristal, tejidos, piedra o madera”. Además, es mucho más sostenible y respetuoso con el medio ambiente que otro tipo de productos. Esto les ha hecho trabajar, hasta la fecha, con grandes empresas como Zara, Pull & Bear, Stradivarius, Mango, Adidas, Carolina Herrera o Google, “en donde hemos revestido de cemento las famosas oficinas”.

Zara, Adidas, Mango y Google son algunos de sus clientes

En cada uno de estos lugares han aplicado diferentes colores y texturas, porque, asegura, este cemento es muy diferente al que puede encontrarse un viandante al toparse con unas obras en la calle. “Lo hemos mejorado químicamente con polímeros y aditivos para que no se fisure ni quiebre”. En una de las tiendas de la empresa en Madrid, en la céntrica Cava Baja, están expuestos decenas de modelos de todo tipo de color y condición con los que trabaja la marca. También cuenta con tres pequeñas mesas de trabajo. La sede central y la fábrica, donde trabajan unas 60 personas, está situada a las afueras de Getafe, “pero yo, que me encargo de la parte comercial y de marketing, salgo más de allí para visitar los establecimientos y reunirme con clientes”.

Las grandes empresas, eso sí, son solo una parte de la clientela. El hecho de trabajar con un producto tan versátil, que se adapta a cualquier superficie ha llevado a Cement Design a colaborar también con artesanos, artistas y escultores que utilizan el cemento en sus respectivas creaciones y obras. Por eso venden todo tipo de productos decorativos recubiertos de cemento. También sillas y mesas, bañeras y pilas de aseo, piscinas, macetas e incluso guitarras eléctricas. “Todo material puede recubrirse, con entre 3 y 7 milímetros dependiendo de lo que se trate. Y aunque también tiene su mantenimiento, el cemento se ensucia mucho menos”.

La empresa factura algo más de 15 millones de euros

Por ahora, venden en 45 países. Casi toda Europa, varias regiones de América Latina, Estados Unidos, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Irán, Burkina Faso y China. En España, donde tienen más de 20 tiendas, facturan al año cerca de cinco millones de euros, que se suman a los entre 10 y 15 millones de euros de facturación a nivel internacional.

Al ser un material que ofrece diferentes posibilidades, cuenta Valencia, sus clientes son totalmente variados. Desde coleccionistas que quieren piezas únicas hasta usuarios que quieren reformar su casa y eligen el cemento. “Es un producto diferente y desconocido, y aunque llevamos más de 10 años en el mercado y todavía sorprende, cada vez más gente lo elige”.

Normas