Fomento y Andalucía pugnan por atraer el tren ultrarrápido de Virgin

El ministro De la Serna ha tenido ya contactos con los promotores del Hyperloop

El Gobierno ofrece el anillo de pruebas ferroviarias de Málaga

Pequeño tramo de pruebas de Hiperloop One en Los Ángeles (California, EE UU).
Pequeño tramo de pruebas de Hiperloop One en Los Ángeles (California, EE UU).

La posibilidad de que Virgin elija España para instalar su primer circuito de pruebas, fuera de Estados Unidos, para el tren de altísima velocidad Hyperloop se ha convertido en una oportunidad para dos infraestructuras españolas fallidas. Iniciadas con fondos públicos y paralizadas durante la crisis, el anillo ferroviario del Adif, en Antequera (Málaga), compite con el que fue el primer y único proyecto de AVE lanzado por una comunidad autónoma, la línea Sevilla-Antequera que promovió la Junta de Andalucía. Ambos encajan como banco de pruebas para el tren de levitación diseñado para moverse a la velocidad del sonido.

La infraestructura de Fomento, proyectada para ensayar con trenes a más de 500 kilómetros por hora, fue presupuestada en 400 millones de euros y abandonada en plena ejecución de los equipamientos auxiliares del circuito. España perdió 269 millones en fondos europeos Feder para este anillo de 75 kilómetros, llamado a ser el primero del mundo para rodar a velocidades superiores a los citados 500 kilómetros por hora.

La Junta de Andalucía cuenta con un tramo de AVE que podría convertirse en banco de pruebas ferroviarias

El AVE autonómico andaluz, por su parte, partió en 2004 con un presupuesto de 1.300 millones. Se trataba del Eje Ferroviario Transversal, planificado para enlazar Sevilla, Málaga y Granada. Más de la mitad de un primer tramo de 129 kilómetros llegó a tener vía instalada y en el resto se había habilitado la plataforma, además de contar con el suelo ya expropiado. El Ejecutivo andaluz, que invirtió 280 millones, siempre ha defendido la capacidad del trazado para acoger pruebas a 400 kilómetros por hora.

Según ha avanzado esta mañana La Información, Fomento ha abierto negociaciones con la compañía Hyperloop One, que nació como idea del fundador de Tesla, Elon Musk, y cuenta en estos momentos con Virgin como principal inversor. A lo largo de la mañana los contactos han sido confirmados por el ministro Íñigo de la Serna: “Aún es pronto para saber si se puede hablar del cierre de un acuerdo”, ha matizado el titular de Fomento, quien reconoció haber participado personalmente en las conversaciones.

Un sector en plena reactivación

Concurso desierto. El anillo de pruebas del Adif fue licitado en 2013 como iniciativa de colaboración público-privada, quedando el concurso desierto ante las dificultades para finalizar la obra en diciembre de 2015. Ese plazo era exigido por los fondos comunitarios.

Nueva iniciativa. El ministro de Fomento participó ayer en la firma de un protocolo de actuación para la innovación tecnológica ferroviaria con el Railway Innovation Hub Spain. En el plan participan Adif, Ferrovial, Azvi, Comsa o Siemens, entre otras compañías.

En ese contexto, la Junta también ha puesto en valor su infraestructura. De hecho, el Gobierno de Susana Díaz ya ofreció en 2014 al Ministerio, que entonces lideraba Ana Pastor, su trazado de AVE como circuito ferroviario una vez que el Gobierno central iba a abandonar el anillo malagueño. Un ofrecimiento, bajo la fórmula de cesión, por la que Fomento debía invertir aún 160 millones para completar el tramo. La respuesta fue negativa.

Fomento parece jugar ahora con ventaja y ya ha tenido a responsables de Hyperloop One visitando las instalaciones de Adif en Antequera. Sus trenes, que esperan avanzar a 1.200 kilómetros por hora, son en realidad cápsulas para 40 pasajeros ideadas para avanzar a través de un tubo. Su impulsor, el aire comprimido.

Normas