La Junta se lo ofrece a Fomento

El fallido AVE andaluz busca utilidad como circuito de pruebas para trenes

Fomento tiene fondos Feder por 269 millones hasta diciembre de 2015 para el proyecto

El Ministerio ha desistido de su proyecto de anillo proyectado en Málaga

El fallido AVE andaluz busca utilidad como circuito de pruebas para trenes

La línea ferroviaria de alta velocidad entre Sevilla y Antequera, presupuestada en 1.300 millones de euros, fue el primer y único proyecto de AVE autonómico en España. Formaba parte del Eje Ferroviario Tranversal, planificado para conectar Sevilla, Málaga y Granada, y la Junta asumió en 2004 la financiación y ejecución de 129 kilómetros. Como tantas otras infraestructuras, se ha quedado a medias y su culminación se ha aplazado sine die. Pero el Gobierno andaluz busca una segunda oportunidad para sacarle provecho.

Sería en cesión al Ministerio de Fomento como anillo de pruebas para trenes. La plataforma está terminada entre la localidad sevillana de Marchena y la malagueña de Antequera (77 kilómetros). A partir de ahí restaría instalar la vía y la catenaria, lo que se cifra en 158 millones. Desde la consejería de Fomento y Vivienda se insiste al departamento de la ministra Ana Pastor que su proyecto podría sustituir al que ideó el Gobierno en 2011 para crear un anillo de ensayos ferroviarios de 75 kilómetros en Antequera (Málaga), también paralizado.

Este último fue licitado en julio del año pasado, con una inversión de 386 millones, y quedó desierto de ofertas en agosto. El circuito ferroviario de Fomento contaba con fondos europeos Feder por 269 millones, pero esa ayuda tiene como límite el 31 de diciembre de 2015 e implica penalizaciones si no se llega en hora con el fin de obra.

Lanzado como un proyecto de colaboración público-privada, fuentes cercanas al proceso aseguran que la dificultad para cumplir con los plazos de Bruselas ahuyentó a las empresas interesadas en financiar y explotar el anillo. Alstom, Indra, FCC y Ferrovial sonaron como candidatas. El Ministerio comenzó a desarrollar instalaciones auxiliares, pero ha desistido de construir su anillo el pasado 1 de febrero.

Andalucía tiene, por tanto, el problema de haber iniciado su AVE y no poder avanzar por falta de recursos. Y Fomento se ve abocado a perder la ayuda europea al no contar con colaboración privada.

Es en este contexto en el que la Junta ofrece, bajo una fórmula de cesión, la plataforma de su AVE como banco de pruebas. Los trenes podrían alcanzar los 400 kilómetros por hora: “No son los 520 kilómetros por hora que pretendía Fomento, pero es más de lo que ofrece cualquier anillo de pruebas del mundo”, citan fuentes cercanas al Gobierno andaluz. Esta solución ofrece los suelos ya expropiados y la plataforma construida. Con 279 millones invertidos por la Junta –incluido el pago de los terrenos–, Fomento u operadores privados deberían invertir otros 158 millones para completarlo en un plazo de 15 a 18 meses.

El plan del Ejecutivo andaluz es que el trazado volviera a estar bajo su gestión en el futuro y formara parte del corredor Sevilla-Antequera. “La propuesta salva el proyecto de anillo ferroviario y da utilidad a la inversión realizada por la Junta de Andalucía”, reiteran desde Sevilla. La Junta argumenta que retomar el anillo crearía empleo y fomentaría el desarrollo del parque tecnológico de Andalucía (Málaga). La ministra Pastor, por su parte, se involucró con el anillo ferroviario en abril de 2013, antes de que el concurso quedara en vía muerta.

Mejores prestaciones que las de sus rivales

La plataforma construida por la Junta de Andalucía entre Antequera y Marchena permite velocidades de 330 kilómetros por hora y picos de 400 kilómetros por hora, lo que es suficiente para la homologación de cualquier tipo de tren de alta velocidad conocido.

Otros circuitos de pruebas para trenes llegan a un máximo de 265 kilómetros por hora, como el de Velim (Chequia), Wildernrath (Alemania), Valenciennes (Francia), Pueblo (Colorado, EE UU), Old Dalby (Gran Bretaña) o Shcherbinka (Rusia).

La plataforma ya ejecutada a lo largo de 77 kilómetros puede acoger vía de ancho internacional o un ancho mixto que permita trenes de alta velocidad y convencionales. Además de contar con largas rectas, el trazado que aportaría la Junta también consta de curvas de gran radio, exigencia para cualquier anillo ferroviario de pruebas.

Fomento y el Ministerio de Ciencia e Innovación hicieron público su plan para la construcción de un circuito para trenes en febrero de 2011 para el ensayo de nuevas tecnologías en el sector. La infraestructura estaría ubicada en el nudo ferroviario de Antequera-Bobadilla, afectando a las localidades de Antequera, Humilladero, Mollina, Fuente de Piedra y Benamejí. Desde Fomento, aún liderada por José Blanco, se hablaba de consolidar el protagonismo español en el tren de alta velocidad, por delante de Japón, Francia o Alemania.

El Gobierno llegó a adjudicar a Construcciones Vera la ejecución del centro Integral de Servicios Ferroviarios, que lleva dos años en pie –con una inversión de 9,5 millones–, pero no está equipado. También anunció el expediente de expropiaciones forzosas (700 fincas de siete pueblos), pero incluso la toma de esos terrenos está parada.

Normas