A Nestlé le va a sentar bien el café de Starbucks

La suiza venderá productos de la marca de EE UU, lo cual impulsará sus ingresos

Paquetes de café Starbucks, en un establecimiento de la cadena de Nueva York (EE UU).
Paquetes de café Starbucks, en un establecimiento de la cadena de Nueva York (EE UU).

Nestlé va a disfrutar de su café en Starbucks. El gigante suizo de la alimentación dijo ayer que pagará 6.000 millones de euros por el derecho perpetuo a vender cápsulas de café, en grano, etc., de la marca Starbucks. Con 1.700 millones de euros anuales en ventas, el negocio ayudará a Nestlé a abandonar la comida basura.

Nestlé ya es un gran nombre en el sector del café, gracias a marcas como Nespresso y Nescafé. Pero el consejero delegado, Mark Schneider quiere más. Este acuerdo le ayudará a aumentar su volumen en Estados Unidos, donde es débil en comparación, y hace que tenga más productos para vender en Asia, un mercado en rápido crecimiento.

También completa así su gama de productos, que actualmente se centra en las cápsulas Nespresso, de gama alta, y en bebidas instantáneas baratas. Ahora venderá más café molido y en grano, por ejemplo. Esto supondrá una diferencia notable, pero no enorme, para los ingresos del grupo, que los analistas estiman que ascenderán a casi 92.000 millones de francos suizos (77.000 millones de euros) este año.

A la vista de los escasos datos financieros disponibles, el trato parece razonable. Nestlé paga 3,6 veces las ventas del negocio que adquiere: más que el valor actual de Nestlé, un múltiplo de 2,9 veces las ventas, pero en línea con Starbucks, según los datos de Thomson Reuters.

Para complicar las cosas, sin embargo, es probable que también haya royaltis que pagar, lo que reduciría en la práctica los márgenes de los negocios adquiridos. Nestlé no dio ayer a conocer ningún detalle al respecto, pero ya paga royaltis por su antiguo acuerdo con la marca de helados de alta gama Haagen-Dazs.

Para Starbucks, la lógica está un poco menos clara. Su división de desarrollo de canal, que incluye algunos de los productos de fuera de cafetería que ha vendido a Nestlé, ofrece márgenes considerables. Y dada la enorme presencia del grupo en cafeterías, era una interesante alternativa para seguir creciendo. En cambio, su plan de gastar los ingresos por la operación en recompras de acciones y dividendos muestra falta de ambición. Aún así, retirar 5.900 millones de euros en acciones podría dar a la empresa, de 67.000 millones de dólares, cierto impulso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas