KuBio, una planta farmacéutica prefabricada para atender crisis sanitarias

General Electric lanza una versión modular para fabricar vacunas

Cumple los requisitos de seguridad para trabajar con virus

kubio

El gigante industrial General Electric (GE) quiere revolucionar la fabricación de los punteros medicamentos biológicos y vacunas a partir de lo que ha denominado KuBio, que consisten en plantas farmacéuticas diseñadas en módulos que se envían ya prefabricadas a petición de los laboratorios, sobre todo para atender de forma rápida picos de demanda.

La división de salud GE Healthcare acaba de lanzar comercialmente estos laboratorios prefabricados llamados KuBio BSL-2 diseñados específicamente para la fabricación de vacunas y terapias génicas y oncológicas basadas en vectores virales (virus modificados para introducir material genético en una célula).

“En todo el mundo falta capacidad de producción para algunos tipos específicos de vacunas”, explica Daria Donati, directora de innovación de bioprocesos en GE Healhcare. “Los recursos necesarios para construir estas instalaciones es alta y la falta de flexibilidad ha obstaculizado la capacidad para invertir”, añade.

Desde GE se lleva esta solución de laboratorios prefabricados a un ejemplo como el de la crisis sanitaria del virus del ébola que afectó a Sierra Leona y Liberia, entre otros países. Tener este tipo de soluciones permitiría a las compañías que desarrollan vacunas montar laboratorios en plazos mucho más cortos y en los lugares más convenientes para la producción y distribución. La empresa considera que una instalación de este tipo podría aumentar la fabricación de forma rápida durante un brote de una patología o para atender un pico de demanda. Como consecuencia lógica, las terapias llegarán antes a los pacientes.

Uno de los ejemplos de KuBio de GE Healthcare, anterior a la nueva versión BSL-2 para fabricación de vacunas, lo ha protagonizado el gigante farmacéutico Pfizer que encargó una fábrica a base de 62 de estos módulos en Hangzhou (China) destinada a producir medicamentos biológicos frente al cáncer. Con una inversión de 350 millones de dólares (290 millones de euros), el laboratorio inaugura este año esa planta china en 18 meses, la mitad del tiempo previsto con otro tipo de construcción. Según GE, este tipo de soluciones prefabricadas, permite ahorrar en ingeniería, tiempo e inversiones.

Para las empresas farmacéuticas, es crucial cumplir las normas de fabricación GMP (Good Manufacturing Practice), claves para obtener la autorización sanitaria y para la exportación, por eso estos módulos prefabricados cumplen esos criterios. La nueva versión Kubio BSL-2 (nivel 2 de bioseguridad) destinada a vacunas y vectores virales está diseñada específicamente para contener un virus dentro de las instalaciones con el fin de proteger a los empleados y a la población fuera de los laboratorios.

Actualmente existen 700 terapias en I+D basadas en vectores virales y, según GE Healthcare, las compañías exigen nuevas formas de producción más rápidas, con flexibilidad y sin depender de grandes plantas de fabricación.

Un gigante de la salud y mucho más

Facturación. General Electric (GE) es un histórico conglomerado industrial y financiero fundado en 1892. El pasado año ingresó 122.100 millones de dólares (101.000 millones de euros).

Divisiones. La empresa está presente en el negocio de la energía, renovables, gas y petróleo, aviación, transporte, salud e iluminación, además de la potente rama financiera GE Capital.

Sanidad. La división GE Healthcare facturó el pasado año 19.116 millones de dólares, tiene sede en Chicago y emplea a 52.000 personas en el mundo. Gran parte de su negocio consiste en el desarrollo de las grandes máquinas de diagnóstico por imagen para hospitales.

Normas