Aldro Energía logra una cartera de 80.000 clientes en tres años

La energética es propiedad del grupo Pitma, principal accionista del Racing de Santander

Es la comercializadora eléctrica de tamaño medio que más ha crecido

Aldro consigue 80.000 clientes
José Francisco González Payno, director general de Aldro Energía.

Propiedad del grupo cántabro Pitma, la comercializadora de electricidad y de gas Aldro Energía ha logrado un crecimiento inusual en el sector: desde el inicio de sus actividades en 2014 suma una cartera de 80.000 clientes, la mitad, pequeñas y medianas empresas (pymes) y el resto, domésticos, gran industria y administraciones públicas. De hecho, es de las eléctricas independientes de tamaño medio que más crece. Además, el año pasado dio el salto a Portugal.

 Aldro forma parte de Pitma, un grupo empresarial multisectorial que opera en toda España y está en proceso de internacionalización. Con 3.000 empleados y 500 millones de ingresos, Pitma, que salió el año pasado al rescate del Racing de Santender, del que se convirtió en primer accionista, ha sido la fuerza comercial de importantes empresas de los sectores de telecos, seguridad, energía y servicios comerciales y empresariales a través de varias marcas. Pitma trabajó como fuerza de ventas de Orange, Iberdrola o Gas Natural Fenosa.

Fue la experiencia adquirida en estas compañías energñeticas y el hecho de contar con una importante cartera de clientes, lo que llevó al holding a adentrarse en la compraventa de energía: en 2014, de electricidad y en 2015, de gas. “Ya contábamos con la parte comercial y solo nos faltaba la parte técnica”, asegura José Francisco González Payno, director general de Aldro, quien recuerda que el grupo tiene “más de 30 empresas que saben vender”.

Pero la estrategia de la empresa, patrocinadora de varios equipos deportivos no profesionales en España y Portugal (amén del Racing de Santander), no es solo vender, “sino comprar bien”. La ventaja de Aldro, según reconocen sus rivales, “es que los comerciales son los que mandan”, señala González Payno, quien afirma que “Aldro se ha puesto de moda”. En su opinión, lo que la diferencia del resto es “la transparencia y la cercanía al cliente, acercamos el producto destinado a grandes consumidores a todo el mundo”, añade.

Además de la comercialización de energía en toda España, desde 2016 cuenta con un departamento de eficiencia energética y ha entrado en la actividad de generación. En este último caso, la compañía se ha acercado a clientes que quieren firmar PPA (contratos de suministro a largo plazo entre una generadora y un consumidor), un mercado que no atrae a las grandes. Para ello, Aldro ha comprado una participación en un aplanta fotovoltaica en Yecla (Murcia) y mantiene negociaciones para entrar en proyectos nuevos. Asimismo trabaja con tres cogeneradoras.

“Nos cubrimos con esa generación y representamos a los clientes en el mercado”, asegura el director general de Aldro, quien subraya que “no tenemos prisa en crecer, nos financiamos con recursos propios y en nuestro capital no hay fondos de inversión. Queremos participar en proyectos sólidos a largo plazo”.

Pitma es propiedad de dos empresarios locales Alfredo Pérez y Pedro Ortiz, que codirigen este conglomerado.

“El doméstico debe estar protegido”

En el mercado eléctrico, en el que ocupa el puesto 15 del ránking, Aldro ofrece un contrato fijo garantizado por un año (el cliente no tiene obligación de permanencia) y otro con un precio fijo y otro variable ligado a las cotizaciones de los mercados de futuros. Según el director general de Aldro, el consumidor doméstico (tiene 37.000), “tiene que estar protegido y el PVPC no le protege”

Además de electricidad y gas, Aldro ofrece proyectos de eficiencia energética a sus clientes, tal es el caso de Mensajeros de la Paz. Pese a su sello cántabro (tiene su sede en Torrelavega) trabaja en toda España y Cantabria solo supone un 17% de su mercado.

Normas