Whatsapp puede ser el nuevo negocio de Facebook

Los usuarios de fuera de Europa tendrán que estar alerta ante el posible uso de sus datos

A los desarrolladores de Facebook les preocupa que el nuevo enfoque –más responsable– de la confidencialidad de los datos, proclamado por Mark Zuckerberg, vaya a afectar a su negocio. Mientras, el cofundador y jefe de Whats­App Jan Koum ha abandonado el consejo de Facebook. ¿Será el servicio de mensajería el nuevo producto del grupo?

Algunos creadores de apps externas, reunidos los dos últimos días en la conferencia anual de desarrolladores de Facebook en San José (EE UU), están nerviosos. La compañía lleva meses en el punto de mira por el caso Cambridge Analytica. Zuckerberg ha prometido cuidar mejor la información privada. Una primera línea de defensa, sin embargo, es limitar su uso por parte de apps externas que viven de la plataforma de Facebook: de ahí la preocupación de los desarrolladores.

Luego está WhatsApp. Koum ha defendido la privacidad de los usuarios en la sala de juntas. Los intentos de Facebook de utilizar los datos personales de Whats­App y debilitar su cifrado fueron fuentes de conflicto con la matriz, según varios medios. Sin embargo, en 2014 Zuckerberg pagó por el negocio unos 19.000 millones de dólares, la mayoría de ellos en acciones ahora mucho más valiosas, y necesita sacarle rendimiento. La publicidad ayuda a que Instagram valga 80.000 millones de dólares, estimamos. Los más de 1.000 millones de usuarios diarios de WhatsApp –hasta ahora apenas explotados económicamente– tienen al menos el mismo potencial.

La salida de Koum podría indicar cambios. Son menos probables en Europa, donde las nuevas normas hacen relativamente difícil para Facebook combinar los datos de Whats­App con otros. Pero hace un año, los reguladores antimonopolio de la UE multaron a la empresa con 110 millones de euros por decir al comprar WhatsApp que no podía vincular automáticamente sus cuentas con las de Facebook, cuando sí podía.

Esto significa que los usuarios de WhatsApp de fuera de Europa deben estar alerta. Si hubo consecuencias de Cambridge Analytica, no se vieron en el sólido resultado financiero de Facebook en el primer trimestre, Pero si Zuckerberg se ve presionado en el futuro, puede presionar a otros, incluidos los desarrolladores de aplicaciones y los usuarios de WhatsApp.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas