Dominion crecerá con la compra de empresas y por la vía orgánica

Con una caja neta de 102 millones, dispone de otros 125 millones en financiación externa

Recepción continua de propuestas para la adquisición de compañías digitales

Mikel Barandiarán, consejero delegado de Dominion.
Mikel Barandiarán, consejero delegado de Dominion.

Dominion se ha marcado un crecimiento tanto orgánico como inorgánico en su estrategia a corto plazo. En el primer apartado, el incremento previsto para este año será del 7 %. Para el segundo, aspira a convertirse en un “protagonista de los procesos de concentración” que se producirán en el sector de tecnologías de la información, según los responsables de la compañía.

Desde su puesta en marcha en 1999, el grupo con sede en Bilbao ha aumentado su base de negocio con la compra de empresas. Hasta ahora ha protagonizado una treintena de operaciones, la de mayor calado la adquisición de Phone House durante el ejercicio anterior por 55 millones.

Como ha comentado su presidente, Antón Pradera, el grupo se ha planteado crecimientos de dos dígitos del negocio y con el “mínimo consumo de caja”. Lleva esa velocidad de crucero desde 2015 y mantendrá este ritmo en 2018, ha asegurado Pradera.

Los resultados del primer trimestre avalan ese planteamiento. Hasta el pasado 1 de abril, Dominion contabilizó unos beneficios netos de 5,9 millones, un 34 % más, con una facturación ajustada de 192,3 millones, tras un incremento del 20 %. Esta última cifra no incluye la venta de teléfonos móviles por parte de Phone House.

El estrechamiento de márgenes en el sector digital ha colocado a muchas empresas con el cartel de "Se vende"

El grupo ha equipado un hospital en Chile, un parque fotovoltaico en México y un complejo residencial en Londres

Su consejero delegado, Mikel Barandiarán, manifestó en la junta de accionistas celebrada este mes en Bilbao que el balance de la corporación cuenta con una “solidez financiera” más que suficiente para abordar ese doble crecimiento orgánico e inorgánico.

Al pasado 31 de diciembre, registraba 102 millones de caja neta, precisamente gracias a su capacidad de conversión del 64 % del Ebitda (beneficio bruto de explotación) en recursos operativos. Además cuenta con una línea de financiación externa de 100 millones, tras ampliarla en 40 millones en diciembre pasado. Suscrita con cinco bancos, entre ellos Santander, Sabadell e Ibercaja, Dominion ha negociado una mejora de las condiciones anteriores. En concreto, un recorte de los tipos de los créditos del 0,25 % y una ampliación del vencimiento de la deuda en un año.

Asimismo, el grupo cuenta con un préstamo concedido por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) por un importe de 25 millones. Es un apalancamiento a largo plazo y está bajo control. La deuda financiera neta (DFN) supone 0,6 veces el Ebitda. Así que tiene recorrido para realizar nuevas adquisiciones de empresas.

La situación del sector de tecnologías de la información juega a su favor para no quemar recursos. El estrechamiento de márgenes ha dejado en una difícil situación a compañías que pudieran convertirse en filiales si aportan clientes y nichos de mercado. Barandiarán ha reconocido que recibe propuestas constantemente. En estos momentos, el consejo de administración tiene más de media docena de ellas sobre la mesa y las estudia “sin prisa”.

En 2017, su primer ejercicio completo tras la salida a bolsa de 2016, un estreno con el que captó 164 millones de los inversores, el principal hito fue la citada compra de Phone House, con medio millar de tiendas en el Estado, a las que acuden 35 millones de clientes por ejercicio.

En paralelo a esta red comercial, con mucha presencia en el sur de España y en pequeñas poblaciones, Phone House, que tiene 2.000 trabajadores, recibe 30 millones de visitas en su web y su call center atiende 10 millones de llamadas al año. Con 10 millones de clientes,

Dominion quiere aprovechar la potencia comercial de su filial para ganar cuota en el mundo de los servicios tecnológicos del hogar, un ámbito conocido como “Smart house”. Ya con la compra de un teléfono móvil, Phone House conoce los datos y el perfil de consumo de sus clientes, para luego ofertarles desde seguros hasta electricidad y gas, protección antirrobos, mantenimiento de instalaciones y hasta préstamos financieros. Cada mes, la compañía consigue 2.000 nuevos abonados a estas propuestas.

Dominion, con 8.000 empleados, tiene una cartera de pedidos en vigor de 611 millones en su área de soluciones, superior en un 26,23 % a la conseguida en el periodo anterior y que garantiza carga de trabajo para los próximos años. Esta diversificada y con los riesgos de operaciones bajo control, ha asegurado Mikel Barandiarán.

Entre los proyectos “estrella” de Dominion en 2017, Barandiarán ha destacado el suministro de herramientas tecnológicas a un complejo fotovoltaico en México, con una capacidad de generación de 65 MW que cubre el consumo de energía de 120.000 familias. La empresa de Bilbao ha ingresado 70 millones por este contrato, que incluye el mantenimiento de las instalaciones para las dos próximas décadas.

También ha participado en la transformación de la antigua central térmica de Battersea, uno de los edificios más icónicos de Londres, ahora acondicionado para albergar un palacio de congresos y viviendas. Un proyecto valorado en 20 millones. Y en Chile, Dominion ha equipado con tecnología digital el hospital de Antofagasta, con 671 camas.

Con respecto al área de servicios, la empresa logra una fidelización de sus clientes del 85%. En este ámbito, ha logrado nuevos proyecto en Chile, Argentina y Perú. En los dos primeros países cuenta con un millar de trabajadores.

Normas