El Ibex, sin fuerzas para saltar a los 10.000; ¿qué necesita?

El selectivo retrocede un 0,26% y la prima de riesgo ronda mínimos de 2010

El bono de EE UU a 10 años vuelve a superar la cota del 3%

ibex 35
Operadores de la Bolsa de Nueva York AP

La temporada de resultados no está sirviendo para calmar los ánimos ni en EE UU ni España. A las cuentas empresariales le ha surgido un duro competidor: las tensiones en el mercado de deuda estadounidense. La rentabilidad del bono a diez años juega día a día con la barrera del 3%, nivel que rebasó el martes pero que perdió al cierre de los mercados. Hoy de nuevo vuelve a coquetear con este nivel psicológico.

Aunque los inversores empiezan a acostumbrarse al repunte de los tipos, cualquier movimiento brusco termina disparando las alertas. A esto se suman las declaraciones de algunos directivos de las empresas que terminan eclipsando los buenos resultados empresariales. En este contexto, el Ibex 35 parece no encontrar las fuerzas suficientes para atacar los 10.000 puntos o consolidar los niveles recuperados al inicio de la semana. El selectivo español suma su segunda jornada consecutiva a la baja y cede un 0,26%.

En una jornada marcada por los resultados de Red Eléctrica (elevó su beneficio un 4%, hasta los 189 millones) y de Aena (logró un beneficio de 111,1 millones, un 37,4% más que hace un año), ArcelorMittal (-2,96%), Amadeus (-2,47%), Sabadell (-2,32%) y Repsol (-1,72%) fueron los valores con peor desempeño. En el lado opuesto se situaron Dia (2,08%), Inditex (2,1%), Enagás (1,42%) e Indra (0,91%).

Más abultadas fueron las caídas en los principales índices europeos con el Dax (-1%) liderando los descensos. Le siguieron el Mib italiano (-0,97%), el Euro Stoxx (-0,78%), el FTSE británico (-0,62%) y el Cac francés. Al cierre de los mercados europeos Wall Street hacía esfuerzos para desprenderse de las abultadas caídas registradas el martes. Pero aún con estas los tres índices de referencia de la Bolsa de EE UU se anotaban pérdidas próximas al 0,5%.

Según explican los expertos, las expectativas sobre inflación en Estados Unidos están impulsando la rentabilidad de los bonos estadounidenses. A más corto plazo, los inversores anticipan nuevas subidas de tipos por parte de la Reserva Federal (el plan actual prevé dos subidas más este año) y así como la retirada de los estímulos monetarios de otros bancos centrales. No obstante, desde MacroYield esperan una relajación de las tensiones en el mercado de deuda estadounidense y señalan que el impulso experimentado a los últimas sesiones se debe en gran parte a las emisiones de deuda que se están produciendo esta semana. En solo cinco días el mercado americano admitirá papel nuevo por importe de 96.000 millones de dólares.

Más calmado se muestra la renta fija europea. Aunque el repunte de la deuda de EE UU tiene su réplica en el el bono alemán, esto se ve limitado por las expectativas que rodean a la reunión mañana del BCE. El mercado no prevé cambios en lo que respecta a la política monetaria de la zona euro. De hecho, los bajos niveles de inflación, la guerra comercial que parece entrar en una fase más moderada y la revalorización del euro (en las últimas jornada ha perdido fuerza respecto a los máximos del 1,25 registrados a comienzos de año) apoyan una ampliación del programa de compra de deuda más allá de septiembre. La rentabilidad del bono alemán a diez años se mantiene en el entorno del 0,63% con el español en el 1,3% y la prima de riesgo en los 66 puntos básicos, próximo a los mínimos no solo del año sino también desde 2010.

En el mercado de materias primas, el petróleo se mueve al son de las noticias. El barril de Brent se toma un respiro y abandona los máximos de 2014 en una jornada en la que se conoció que los inventarios de crudo aumentaron en 2,2 millones la semana pasada. Esto se produce poco después de que el presidente Donald Trump acusara a la OPEP de inflar los precios. Se desvanece la posibilidad de que el magnate estadounidense excluya a Irán del mercado.

Normas