El autónomo sufre más accidentes graves y muy graves que el asalariado

En 2017, un 2,4% de los empleados por cuenta propia sufrió un accedente muy grave, frente al 0,77% de los asalariados.

accidentes trabajo autónomos

Unos 13 autónomos fallecieron a causa de accidentes laborales en el año 2017, según datos presentados por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y Mutua Universa. En su informe recuerdan que, porcentualmente, los autónomos sufren más accidentes graves y muy graves que los asalariados. En concreto, un 2,4% de los autónomos sufrió en dicho año un accidente muy grave, frente al 0,77% de los trabajadores por cuenta ajena.

Aunque porcentualmente, los accidentes de trabajo en estado leve son mayores en los empleados por cuenta propia, la cifra se incrementa también al hablar de accidentes graves. En este sentido, el 97,37% de los accidentes de los autónomos en la jornada de trabajo son de grado leve, frente al 99,1% de los que tienen los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, en 2017, más de un 2% de los autónomos sufrió un accidente grave, una cifra que en los asalariados no llegó al 1%.

Cifras sobre accidentes mortales en autónomos

En cuanto a los accidentes mortales, en 2016 se incrementó en un 50% el número de autónomos que perdieron la vida trabajando. Dicho año fallecieron 25 autónomos, frente a los 17 del año 2015.

A pesar de todo, en 2017 dicho dato ha “mejorado”, afirman desde ATA. Y es que en 2017 fallecieron trabajando 13 profesionales por cuenta propia. Sin embargo, desde la asociación piden no confiarse porque los datos se extraen exclusivamente de los autónomos que cotizan por los accidentes de trabajo, aproximadamente un 20% del colectivo.

Accidentes agrícolas

De los 300 accidentes graves sufridos por los autónomos, 112 corresponden a actividades relacionadas con la agricultura. Por su parte, los 16 accidentes muy graves que han padecido, se produjeron en actividades de agricultura, transporte y construcción. Mientas que de 13 accidentes mortales la mayor parte fueron en el sector agrario y la construcción.

Asimismo, este tipo de accidentes se producen, sobre todo, en edades comprendidas entre los 35 y los 54 años.

Normas