Iberdrola contraataca con una mejora de la oferta de Enel por Eletropaulo

Iberdrola aumenta en un 5% la oferta hasta los 7 euros por acción

No se descartan nuevas mejoras del precio

Ignacio Sanchez Galan, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sanchez Galan, presidente de Iberdrola.

El consejo de administración de Neoenergia, el holding brasileño controlado en un 52% por Iberdrola, ha dado carta blanca para que la compañía lance un contraataque en la lucha que libra con Enel por Eletropaulo. El miércoles la italiana anunció una opa por la distribuidora de São Paulo a un precio por acción de 28 reales brasileños (6,7 euros). Esta madrugada la filial de la empresa española no ha tardado en responder. La contraoferta aprobada por Neoenergía es de 29,4 reales brasileños por acción (7 euros), frente a los 25,51 reales (6,1 euros) que, el día antes, había prometido pagar. La decisión aprobada por el consejo de administración supone elevar su oferta por la compañía en un 5% respecto a la presentada por Enel. Es decir, Iberdrola cumple así con la legislación brasileña que estable que una opa competidora debe ser, al menos, un 5% superior a la que da respuesta.

Se da la circunstancia de que sobre Eletropaulo ya pesa una primera oferta (considerada hostil por no tener el respaldo del consejo) de otra compañía, brasileña, Energisa, a 19 reales por acción, que tiene todos los visos de fracasar.

La batalla de opas, la primera que se da en Brasil, está servida. No se descarta que Enel pueda mejorarla aún más y que Iberdrola haga lo propio.

La escalada comenzó el martes cuando la filial de Iberdrola llegó a un acuerdo para suscribir hasta el 80% de una ampliación del 50% del capital de Eletropaulo, y posteriormente lanzar una opa hasta el 100%.

La finalidad de dicha ampliación es saldar, según informó en la noche del viernes, la deuda de 1.500 millones de reales (unos 360 millones de euros) de una vieja disputa judicial con otra compañía brasileña, Eletrobras, que duraba más de 30 años.

Un pago relacionado con al saldo de intereses de un préstamo concedido en 1986 por Eletrobras a la compañía, que posteriormente fue dividida en cuatro, una de ellas la propia Eletropaulo y la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica Paulista.

La energética española tuvo inicialmente una baza a su favor: Enel condicionó su oferta a que no se realizase la citada ampliación de capital, por lo que los accionistas podrían haber optado por Iberdrola, pues, entre el precio prometido y la aportación a la ampliación de capital ascendían a 1.400 millones de euros.

Sin embargo, la pública italiana, propietaria de Endesa, reaccionó y el jueves por la noche y modificó sus condiciones, al garantizar, de tener éxito su operación, una ampliación de capital de, al menos, 1.500 millones de dólares en Eletropaulo, cantidad que se añade al valor de su oferta (1.100 millones por el 100% del capital).

El interés de Enel por Eletropaulo viene de lejos. Fuentes próximas a la compañía que dirige Francesco Starace aseguran que el grupo “siempre ha tenido un ojo puesto en Brasil y busca constantemente potenciales operaciones que respondan, en general, a tres criterios principales: activos que representen una plataforma adicional de crecimiento y otros que, combinados con los que ya tiene puedan crear sinergias y valor”.

Cualquier operación “que no responda a estos tres criterios puede ser considerada como fuera del interés de la compañía”, añaden.

Si la oferta es finalmente exitosa, la compra de Eletropaulo permitiría a Enel obtener sinergias con las operaciones que ya posee en Brasil, dada la dimensión de los activos en cuestión, y consolidaría a Brasil como el tercer país más importantes para el grupo. En términos de clientes, Brasil se convertiría en el segundo país por consumidores para Enel después de Italia.

Según indican las mismas fuentes, “los clientes de Eletropaulo se beneficiarían de la aplicación de modernas tecnologías de distribución, como los sistemas de gestión remota de las redes, ya aplicados por el grupo Enel en otros países y, en particular, en sus demás compañías distribuidoras de Brasil”.

Entre 2018 y 2020, Enel Brasil tiene previsto invertir 1.900 millones de dólares en el país (sin incluir las inversiones en renovables), de los cuáles 560 millones serán en digitalización y automatización de las redes, sin contar las inversiones de Enel Green Power.

Por su parte, para Iberdrola, la entrada en Eletropaulo reforzaría su ya fuerte posición en el país sudamericano. Según señaló esta semana, “encaja perfectamente en la actividad del grupo en dicho país, especialmente al situarse geográficamente muy cerca de las áreas de actividad de la distribuidora de Neoenergia Elektro, con lo que las sinergias serán clave”.

Eletropaulo es una de las mayores distribuidoras de Brasil: cuenta con 7,2 millones puntos de suministro, repartidos en una superficie de 4.526 kilómetros cuadrados; 156 subestaciones y cerca de 40.000 kilómetros de red.

Normas