Unnax, la ‘caja de herramientas’ para impulsar la competencia en la industria financiera

La startup española ofrece aplicaciones financieras como servicio

La plataforma ayuda a cumplir la directiva PSD2

Unnax
Julián Díaz-Santos y Jordi Pérez, fundadores de Unnax.

La nueva regulación europea en materia de pagos (la directiva PSD2) ya ha empezado a revolucionar la industria financiera en el Viejo Continente al obligar a los bancos tradicionales a dar acceso a terceros a su infraestructura y compartir la información de sus clientes con las nuevas compañías financieras tecnológicas, las fintech, siempre que se cumplan los requerimientos tecnológicos y de seguridad y exista consentimiento expreso del titular de la cuenta.

“Es un cambio totalmente disruptivo que impulsará un modelo de banca abierta y uno de los verticales fintech con mayor proyección de crecimiento a nivel europeo, el del banking as a services (BaaS)”, explican Jordi Pérez y Julián Díaz-Santos, cofundadores de Unnax, una startup española especializada precisamente en ofrecer servicios financieros provistos mediante APIs (interfaces de programación de aplicaciones preparados para que otro software pueda llamarlos y ejecutarlos). Ello permitirá que los distintos jugadores del ecosistema compartan recursos para crear servicios innovadores o para conformar porfolios de servicios más amplios.

Unnax es un mercado de APIs para fintech y bancos. Somos una caja de herramientas de servicios bancarios (como pagos, cobros, lecturas bancarias, validaciones de documentos, etcétera) que permiten la automatización de todos estos procesos. Por ejemplo, en los controles de blanqueo de capitales, lo que hacemos es unificar todas las bases de datos europeas e internacionales en nuestros sistemas y cuando un cliente hace una llamada al servicio (API call), nosotros ofrecemos en una única llamada una respuesta que busca en todas las bases de datos y responde de manera única. Igualmente, en el caso de validación de clientes, ofrecemos servicios propios para la prevención de fraude”, continúan.

Díaz-Santos aclara que Unnax trabaja hoy en cuatro verticales: validación de identidad, análisis y agregación bancaria, movimiento de dinero y cumplimiento regulatorio. Y dentro de esos verticales, hay infinidad de microservicios, como servicios de pago P2P, para crear nuevos productos dentro del portfolio de sus clientes.

“Si tenemos en cuenta que cada conexión a un banco o que cada tipo de pago es una API de por sí, podríamos hablar de que actualmente tenemos más de 200 APIs diferentes, que ayudan, entre otras cosas, a la prevención del fraude, a conocer la capacidad real de pago para un endeudamiento, o a la mejora en los ratios de mora”, apuntan ambos socios.

A cierre de marzo, Unnax ha tenido 180.000 llamadas a diferentes servicios y este mes sus clientes han gestionado unos 27 millones de euros por medio de sus servicios. “Hay que tener en cuenta que el ticket medio de gestión es de unos 500 euros”, señala Díaz-Santos, que dice que Unnax tiene un crecimiento medio a nivel volumen del 20% mensual y que han multiplicado por seis el volumen de facturación en 12 meses, de diciembre de 2016 a diciembre de 2017.

“Tomamos los servicios bancarios como una commodity y funcionamos como una marca blanca, sin aparecer en ningún sitio. Ayudamos a las fintech y los bancos a reducir costes y a acelerar el go to market de nuevos servicios. Al cubrir todas las fases y necesidades financieras, permitimos a los bancos, por ejemplo, tener todos los verticales para poder ofrecer cualquier serviciosin tener que tener un montón de especialistas en tecnología desarrollando y manteniendo esas APIs de conexiones y de actualizaciones de servicio”.

Para los fundadores de Unnax, las APIs abiertas bancarias impulsarán la competencia en la industria financiera y estimularán la innovación en un sector hasta ahora muy hermético. “Como decía Bill Gates, el banking siempre existirá; los bancos, quizás no”, recuerda Díaz-Santos, que da un toque de atención a estas entidades. “Los bancos que más adelantados están en el uso de APIs abiertas son los británicos. En España, algunos ya tienen unas primeras versiones, como BBVA o Sabadell, pero en general están bastante atrasados en sus hojas de ruta”, continúa este experto.

Los socios de Unnax defienden igualmente que los nuevos movimientos del sector benefician también a los clientes, quienes tendrán más opciones y servicios entre los que elegir, pues las APIs abiertas promueven la competencia y la transparencia en la banca.  

Socios, financiación e internacionalización

Clientes. Unnax trabaja con bancos como el Sabadell, con fintech, con marketplaces y ecommerces, y está cerrando acuerdos con grandes consultoras para que estas puedan ofrecer servicios que ayuden a la banca a cumplir con los requerimientos de la PSD2 en el plazo previsto. “Son acuerdos confidenciales que no podemos desvelar”, dicen los socios de la startup. También tienen alianzas internacionales con Experian y Eurolan. Con la primera, una firma líder en servicios globales de información, suministro de datos y herramientas analíticas, ha creado una solución financiera que permite validar la identidad, analizar riesgo en tiempo real, la capacidad de pago del solicitante de un préstamo, así como su comportamiento financiero. A Eurolan, una de las compañías financieras europeas de mayor crecimiento, Unnax le proveerá servicios tecnológicos en todos los países donde opera (Finlandia, Suecia, Polonia y Luxemburgo), así como en todos aquellos donde la financiera pretende iniciar operaciones en los próximos meses.

Expansión. La startup española está presentes en España y Polonia, pero ya ofrecen sus servicios en Portugal y República Dominicana. Pronto lo harán también en Reino Unido, Francia, Italia y Suecia, países que nos interesan o bien por tamaño de mercado, nivel de bancarización y de uso de tecnología.

Rondas de financiación. Unnax ha captado hasta la fecha dos millones de euros de financiación, y planea cerrar una nueva ronda de financiación de entre cuatro y cinco millones de euros en un plazo de 10 a 12 meses. “La ronda ya está comprometida, pues muchos inversores que quisieron entrar en la anterior se quedaron fuera y siguen interesados”, cuentan ambos socios. Entre sus inversores está la gestora hispano-israelí Swanlaab Venture Factory, Keyword Venture Capital y el grupo de telecomunicaciones CSQ,

Normas