BBVA lanza su banca abierta para sacar partido a los datos de los clientes

Crea una plataforma tecnológica abierta a terceros

Los usuarios deberán dar una autorización para poder utilizar sus datos

El presidente del BBVA, Francisco González.
El presidente del BBVA, Francisco González. EFE

BBVA inauguró ayer la fase comercial del programa de Open Banking con la apertura de sus ocho primeras APIs, con lo que la entidad se ha convertido en uno de los primeros grandes bancos en apostar por la banca abierta, un paso que se espera impulse el desarrollo de un gran número de productos y servicios para clientes.

La apertura comercial de las ocho APIs a través de BBVA API Market permitirá a empresas, startups y desarrolladores lanzar nuevos productos y servicios, accediendo e integrando los datos bancarios de los clientes, con su permiso.

El lanzamiento inicial está restringido a clientes españoles de BBVA, pero el objetivo es lanzar el programa en Estados Unidos antes de fin de año y ampliarlo para incluir a Turquía, México o Latinoamérica.

De esta manera, empresas serán capaces de solicitar el acceso a datos de clientes de España, siempre y cuando el cliente esté de acuerdo y autorice dicho uso. BBVA también ofrecerá acceso a series de datos anónimos y agregados, con los datos desglosados geográficamente o por sector.

Durante la fase alfa del proyecto, BBVA ha explorado este nuevo modelo de negocio para averiguar cómo sus APIs abiertas pueden favorecer a sus clientes y más de 1.500 empresas y desarrolladores se han registrado en el portal y han podido comprobar las posibilidades que aportan a sus negocios.

A partir de ahora, cualquier compañía puede utilizar las APIs disponibles en España, que permiten crear nuevos servicios de valor añadido, maximizar la experiencia de usuario mejorando los procesos de conversión y registro, gestionar pagos, verificar la identidad, hacer notificaciones o analizar hábitos de consumo y comportamiento comercial, entre otras funcionalidades.

BBVA ya está trabajando con empresas del Ibex 35 en España pero también con pequeñas startups de geomarketing como Geoblink, Carto o Bismart, que están usando los datos estadísticos proporcionados en Paystats y con proveedores de software de gestión de empresas como Anfix, Simplygest o el gigante internacional SAGE.

A este anunció de BBVA de ayer respondió la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La asociación reivindicó que los clientes tengan “un total control” sobre sus datos, por lo que solicitó que reciban una parte “justa” de los beneficios que generan los bancos con el uso de estos datos

La organización señaló que esta herramienta facilita, por ejemplo, que una aseguradora oferte un seguro de viaje a alguien que acabe de pagar un billete de avión con su tarjeta, de forma que tanto la aseguradora como la entidad se benefician, pero no lo hace el consumidor, que es quien facilita esos datos.

La OCU reconoce las ventajas que puede suponer este servicio y que la economía de datos puede ofrecer “grandes oportunidades”, pero considera que solo es justo que las empresas ganen dinero con los datos de los consumidores “si estos reciben a cambio algún tipo de compensación”. Para ello, ha puesto en marcha la campaña de recogida de firmas Mis datos son míos

Normas