IAG elige buen momento para entrar en Norwegian

Es posible que su entrada en el accionariado no vaya seguida de una oferta

Willie Walsh, consejero delegado de IAG.
Willie Walsh, consejero delegado de IAG.

IAG ha elegido un buen momento para ir tras la estela de los aviones noruegos. Es posible que la dueña de British Airways puje por la compañía aérea de bajo coste Norwegian Air Shuttle. El plan de esta de revolucionar los viajes transatlánticos está despegando, pero sus finanzas están sobrecargadas, y los licitadores rivales podrían tener dificultades para despegar.

El CEO de IAG, Willie Walsh, quiere ir por delante de la manada. Tras haber perdido el tren en los viajes europeos de corta distancia frente a empresas emergentes como Ryanair, ha tomado una participación del 4,6% en la deficitaria Norwegian y puede que presente una oferta por todo el grupo. La compañía nórdica está tratando de crear el equivalente a una aerolínea de bajo coste para viajes transatlánticos, ofreciendo vuelos a Nueva York por tan solo 80 euros.

IAG tiene su propia marca de precios baratos, Level. Pero tendría sentido adquirir Norwegian ahora antes de que se haga demasiado grande, o robe demasiados clientes a IAG. Y Norwegian está en una posición débil para defenderse. Tuvo mayores pérdidas de lo esperado en el cuarto trimestre y hubo de recaudar 136 millones de euros en una venta de acciones privada para pagar aviones y combustible. Su deuda este año ascenderá a 20 veces su ebitda.

IAG debería de estar en buena posición para defenderse de ofertas rivales. Las compañías aéreas de bajo coste, como Easyjet y Ryanair, siguen centrándose en los vuelos europeos de corta distancia. Air France-KLM, por su parte, se encuentra en medio de una costosa huelga y es poco probable que quiera asumir un nuevo riesgo. Eso deja como único candidato Lufthansa, que ha absorbido competidores de corta distancia como Air Berlin e intentado comprar Alitalia. Pero tendría menos sinergias que IAG, que compite más directamente con Norwegian.

Walsh mantiene sus opciones abiertas. Puede que la entrada minoritaria de IAG en el accionariado no vaya seguida inmediatamente de una oferta. Podría ser una forma barata de mantener a raya las aerolíneas rivales, y de colocar IAG como socio factible si Norwegian tiene dificultades y necesita capital fresco. Las acciones de esta se dispararon casi un 50% con la noticia. Los inversores no deberían dar por descontada una prima de primera clase.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

 

Normas