La AEB descarta a medio plazo un oligopolio de la gran banca en España

Roldán no prevé otra burbuja inmobiliaria por la competencia en el crédito promotor

Es difícil maximizar “el valor de Bankia” para recuperar las ayudas

AEB
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, presenta los resultados del sector en 2017 durante la asamblea general de la Asociación celebrada hoy en Madrid. EFE/J.J. Guillen EFE

La asamblea de la patronal de la banca, la AEB, volvió ayer a reelegir por otros 4 años a José María Roldán como presidente. Su segundo mandato se produce en un momento positivo de la economía española, con caídas de la morosidad en la banca, y no así de sus cobertura, con el reto de recuperar la rentabilidad para cubrir el coste de capital, que está en el 10%, mientras que el ROE (rentabilidad sobre recursos propios) del sector es del 6,16%, frente al 7,1% de media europea.

Roldán manifestó que la banca española “está mejor preparada que nunca para afrontar una nueva etapa de oportunidades”. Pese a ello, los retos son amplios. Así, además de la rentabilidad, el directivo hablo de la digitalización del desafío que va a ser la nueva normativa de pagos PSD2, que permitirá a terceros acceder a los datos bancarios de un cliente siempre que éste lo consienta. Este hecho serún una auténtica revolución para la banca tradicional, que puede perder gran parte de sus vínculos, y por lo tanto, negocio con su cliente. Pese a ello, Roldán asegura que los “peores tiempos de la banca han quedado atrás”.

La AEB aprovechó la asamblea para presentar los resultados de los grupos bancarios que operan en España. Cerraron 2017 con un beneficio neto de 12.060 millones de euros en 2017, un 51,3 % más que los 7.970 millones ganados en 2016, una cifra que recoge las pérdidas registradas ese año por Banco Popular. Los resultados individuales de esas entidades arrojaron unos números rojos conjuntos de 6.532 millones por los elevados saneamientos que hubo que hacer tras la resolución de Popular.

Como ya lo hiciera el gobernador del Banco de España hace unos días en el Congreso, Roldán explicó que la decisión adoptada por las autoridades europeas de resolución para Banco Popular, que el 7 de junio de 2017 fue intervenido y vendido a Banco Santander, ayudó a mantener la estabilidad financiera y evitó el uso de recursos públicos. Cree, así, que España no fue maltratada regulatoriamente con el rescate de Popular: “Si haces los deberes, no hay maltrato que valga”.

El crédito a los clientes, aún una asignatura pendiente de la banca, se redujo un 3,3 % interanual, equivalente a 51.000 millones de euros, y quedó en 1,48 billones de euros, en tanto que la morosidad mejoró hasta el 4,6 % frente al 5,7 % de un año antes. Roldán admitió que este año podría ser el ejercicio en el que se experimentase un crecimiento por primera vez desde la crisis, aunque considera que ”aún no hay una fuerte demanda solvente”.

No descarta ni nuevas fusiones en España, ni nuevos cierres de oficinas. Pese a ello, mantiene “ni a corto plazo ni a medio hay peligro de oligopolio” en el sector. “Los niveles de concentración están muy lejos de considerarse oligopolio”, añadió. Como ejemplo citó a Alemania, país en el hay muchos bancos, pero mantienen pactos de no competencia en sus territorios de origen.

Sobre el objetivo del Gobierno de privatizar Bankia antes de 2020, el banquero afirmó que “como contribuyente” lo que le preocupa es que el Estado sea capaz de maximizar el valor de la recuperación de las ayudas de Bankia, y añadió que “no es fácil maximizar” su valor.

Descartó que la banca vuelva a caer en una excesiva financiación al sector de la construcción, pese a que toda la banca ha vuelto a dar crédito a los promotores. Aseguró no estar preocupado por la evolución de este crédito y, por lo tanto de la posibilidad de que se produzca una nueva burbuja.

Argumentó su declaración con datos. En 2017 se construyeron en España 80.000 viviendas, cifra muy lejana a las 600.000 alcanzadas antes de la crisis. Para Roldán, lo que se produce es “la recuperación de la actividad de un sector que cayó de manera desorbitada, colapsó de manera dramática y ahora está volviendo a niveles de actividad bastante razonables”.

Una mujer como gobernadora

Sustituto de Linde. José María Roldán, prefiere que el sustituto de Luis María Linde al frente del Banco de España sea una mujer. Así respondió Roldán al ser preguntado por el sucesor como gobernador del Banco de España una vez agotado el mandato de Linde.

Fusión CECA AEB. Roldán abogó por “reflexionar” sobre la posibilidad de fusionar la AEB con la patronal de las cajas CECA, durante el nuevo mandato de cuatro años que afronta al frente de la patronal bancaria. “En el sector en general ya todos somos bancos y no hay una singularidad específica, porque tenemos un modelo de negocio muy parecido”, defendió.

Normas