El 'padre' de la realidad virtual pide un Facebook de pago

Jaron Lanier asegura que la red social debe ofrecer un modelo alternativo al publicitario.

Cree que es hora de dar marcha atrás e ir hacia modelos de suscripción y micropagos

Jaron Lanier, un pionero en el campo de la realidad virtual.
Jaron Lanier, un pionero en el campo de la realidad virtual.

Crecen las voces que piden un Facebook de pago. Este miércoles Jaron Lanier, considerado el padre de la realidad virtual aseguró en un evento en Vancouver (Canadá), que tanto Facebook como Google deberían permitir que los usuarios paguen por sus servicios como alternativa a su modelo gratuito basado en la publicidad. “Estas empresas necesitan cambiar”, dijo, según informó la BBC.

Su discurso llega después de que Mark Zuckerberg, el fundador y CEO de Facebook, asegurara el martes ante los senadores estadounidenses que "siempre habrá una versión gratuita de Facebook". El multimillonario de Silicon Valley reconoció ante los legisladores de EE UU que “múltiples personas están sugiriendo que deberíamos ofrecer una versión de pago sin anuncios, y ciertamente consideramos ideas como esa. Pero creemos que un servicio con publicidad está más alineado con nuestra misión de conectar a toda la gente, porque es la única forma de llegar a miles de millones de personas”.

Lanier fue directo a lo que considera el error de base: “Cometimos un error muy particular en los años 90 cuando según en los inicios de la cultura digital todo en internet debía estar disponible de forma gratuita (…) Al principio era algo bonito, pero a medida que los ordenadores se volvieron más eficientes y los algoritmos mejoraron, ya no se puede llamar publicidad … las redes sociales se han convertido en imperios de la modificación de conductas”, continuó.

En opinión de este pionero en el campo de la realidad virtual, una voz respetada en Silicon Valley, el modelo de publicidad que ha permitido crear gigantes empresariales como Facebook ha llevado a adictivas plataformas de redes sociales que premian a las personas por compartir su información con “me gusta”. La realidad, insistió Lanier, es que estas compañías se han visto tan “atrapadas” en este modelo publicitario como sus usuarios. “Es hora de dar marcha atrás y rehacer esa decisión. Mucha gente pagaría por las redes sociales y los buscadores”, concluyó, apostando por modelos de micropagos y suscripciones mensuales. Igual que los que ofrecen empresas como Netflix o Spotify.

 

Normas