Kostelec: "No es necesario visitar nuestros pisos, los verificamos antes"

Es el cofundador de un portal inmobiliario orientado a universitarios

Esta ‘startup’ generó 100 millones de euros en contratos el año pasado

uniplaces

Encontrar alojamiento cuando se va a estudiar a una ciudad extranjera puede resultar todo un quebradero de cabeza para los universitarios. Una problemática que experimentó en sus propias carnes el cofundador y director general para España de Uniplaces, Mariano Kostelec (1988, Buenos Aires, Argentina), cuando se trasladó de Eslovenia a Reino Unido para asistir al King’s College de Londres.

Estudió Administración y Dirección de Empresas e Ingeniería Informática, una mezcla muy útil para su proyecto de emprendimiento, pero que en su momento eligió porque “necesitaba una beca para financiar los estudios y uno de los requisitos era que hiciera una carrera que no existiera en mi país de procedencia. Y Londres no es una ciudad barata”, justifica Kostelec. De hecho, se vio obligado a pedir dinero a familiares para poder hacer frente al año de anticipo que le requerían para alquilar un piso en la capital británica.

Esta experiencia, que también sufrieron sus socios, Miguel Amaro y Ben Grech, les impulsó a crear Uniplaces a finales de 2011. El portal solo exige un mes de fianza, además de la mensualidad correspondiente, y no necesita aval. Además, en caso de que el estudiante deje su alojamiento antes de tiempo, la compañía se compromete a indemnizar al propietario sufragando las mensualidades restantes hasta finalizar el contrato. Otra de las grandes ventajas, especialmente para los estudiantes que vienen de fuera de España, es que los pisos se verifican por Uniplaces y se pueden reservar directamente. Ellos también se encargan de realizar un reportaje fotográfico y vídeos del espacio. “Es como un tour virtual. No es necesario que los universitarios visiten los pisos porque ya fuimos nosotros a examinarlos antes”, enuncia orgulloso Kostelec.

El directivo abandonó el año pasado las vistosas oficinas de la sede en Lisboa (Portugal), “con gimnasio y masajista”, recuerda, para instalarse en un moderno coworking en pleno paseo de la Castellana de Madrid cuando España pasó a ser su mercado principal. Además de en estos dos países, ofrecen propiedades en Italia, Alemania Francia y Reino Unido, pero la Península es su punto fuerte gracias a la cantidad de Erasmus que reciben, a su víncu­lo con Latinoamérica y a los estudiantes que acuden para realizar cursos de español.

Aún no son rentables, pero el año pasado generaron 100 millones de euros en contratos para los propietarios de los alojamientos, de los cuales 20 fueron para caseros españoles. Su última ronda de financiación se cerró con 30 millones de euros y cuentan con el apoyo del grupo Atomico, el fondo de inversión del creador de Skype, como principal accionista.

Normas