Telefónica calienta la fiebre de las OPV en las telecos con O2 y Argentina

AT&T, Telecom Italia, Softbank, MTN y Bharti Airtel lanzan planes similares

Las operaciones dependerán en gran medida de la estabilidad en las bolsas

telefonica Ampliar foto

Telefónica parece dispuesta a sacudir el ámbito de las operaciones de salida a Bolsa en el sector de las telecomunicaciones. La operadora española ha empezado a perfilar dos transacciones para colocar parte del capital de sus filiales en Reino Unido y Argentina. Los movimientos se encuadran en su estrategia de reducción de deuda y de aumento de los retornos sobre el capital invertido con la puesta en valor de los activos.

En el caso británico, O2 ha visto aclarado el camino tras imponerse en la subasta de nuevo espectro móvil para 4G y 5G, celebrada la pasada semana, y en la que comprometió unas inversión de 600 millones de euros. Estas frecuencias venían a mejorar los activos de la empresa, ante la posible puesta de largo ante los inversores. Telefónica ha seguido trabajando de forma interna en la salida a Bolsa de O2 “sin urgencias”, que podría alcanzar un valor superior a 10.000 millones de libras (unos 11.500 millones de euros). De ser así, sería una de las mayores OPV del año en el mercado de Londres.

Además, Telefónica ha empezado a cumplimentar los trámites para colocar en Bolsa parte del capital de su filial argentina. La división ha convocado junta general de accionistas, ordinaria y extraordinaria, con la operación en el orden del día. Telefónica de Argentina, que aporta cerca de un 6,7% de los ingresos del grupo, podría alcanzar una valoración entre 4.500 y 5.000 millones de euros, y su debut, de cumplirse la norma no escrita tradicional en el continente, cotizaría en el mercado local y en Wall Street (ya cotizó de esa forma en el pasado).

Pero Telefónica no es la única operadora con operaciones de estas características en marcha. AT&T, por ejemplo, va a colocar de forma inminente en Bolsa parte del capital de Vrio, la división que engloba su negocio de televisión de pago en Latinoamérica. La intención de AT&T es captar 653 millones de dólares (unos 532 millones de euros). La filial, que podría alcanzar una valoración cercana a 4.000 millones de dólares, tiene presencia en Brasil, Colombia y Argentina, entre otros países, y cuenta con 13,6 millones de usuarios. AT&T, que no encontró comprador para este negocio, prevé utilizar los fondos obtenidos con la OPV para reducir deuda.

Vrio, que compite con empresas como Telefónica y América Móvil, elevó sus ingresos un 10,9% el pasado año hasta 5.570 millones de dólares. La transacción tiene presencia española puesto que Banco Santander es una de las entidades colocadoras.

AT&T va a colocar parte del capital de Vrio, su filial de televisión de pago en Latinoamérica, de forma inminente

El mercado también está pendiente de los próximos movimientos de Softbank, dentro de su plan de sacar a Bolsa parte del capital de su división de telefonía móvil en Japón este mismo año. Distintos medios especializados indicaron semanas atrás que Softbank podría captar cerca de 18.000 millones de dólares (casi 14.700 millones de euros). La intención del grupo japonés es captar recursos para reforzar su apuesta de inversión en startups y empresas de innovación por todo el mundo. En este sentido, Softbank se convirtió a final de 2017 en el primer accionista de Uber.

A su vez, la compañía india Bharti Airtel International confirmó semanas atrás sus planes para la posible OPV de sus negocios en África. La división podría alcanzar una valoración próxima a 6.600 millones de dólares, según han publicado medios locales. En este movimiento, Bharti Airtel ya habría contactado con distintos bancos de inversión, entre los que figuran Bank of America, UBS y Barclays. Sería una de las mayores OPV de la historia en el continente.

En la misma línea, MTN, con presencia en 24 países África y Oriente Medio, ha puesto en marcha la colocación en Bolsa de un 35% del capital de su filial en Ghana, con la que espera 788 millones de dólares. Con estos números, será la mayor OPV de la historia en el citado país.

En Europa, Telecom Italia ha empezado a perfilar una operación de calado con la segregación del negocio de redes fijas en una nueva empresa, bautizada con el nombre técnico de NetCo, para su posterior colocación en Bolsa. La gestora de hedge fund Elliot Management, bajo el mando del inversor activista Paul Singer, está presionando a la compañía para que venda una parte minoritaria de NetCo, junto con la filial dedicada al negocio mayorista internacional Sparkle.

Durante 2017 hubo movimientos de relevancia. La polaca Play Communications cerró una de las mayores OPV del sector en Europa, al colocar acciones por 1.000 millones de euros. Altice colocó parte del capital de su filial estadounidense por casi 2.000 millones de dólares, en una de las mayores OPV del año en Wall Street. Era, además, el mayor debut de una teleco en el mercado de EE UU, desde el año 2000.

En cualquier caso, la mayor parte de estas operaciones van a depender de la estabilidad de los mercados financieros. El propio José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, destacó en la presentación de los resultados de 2017 que la colocación en Bolsa de O2 se llevaría a cabo cuando las condiciones del mercado fueran óptimas.

A lo largo de los últimos tiempos se han paralizado operaciones. La brasileña Algar Telecom frenó su OPV a final de 2017, y pocas semanas después vendió un 25% de su capital al fondo soberano de Singapur GIC Special Investments. También la empresa de torres de telefonía móvil africana Helios Towers, participada por George Soros, paralizó su OPV porque el precio derivado de la demanda de los inversores estaba por debajo de las previsiones de la empresa. Las dudas de los mercados y la incertidumbre política motivaron la decisión.

Telia rentabiliza su inversión en Spotify

Algunas telecos han sacado partido de inversiones en empresas tecnológicas que han debutado en Bolsa. Un claro ejemplo es Telia, que la pasada semana anunció la venta de su participación del 1,4% del capital de Spotify, poco antes de que la compañía de música en streaming saliese a cotizar al mercado.

Telia vendió la citada participación a inversores institucionales por 272 millones de dólares (unos 221 millones de euros), un precio que multiplica por 2,4 al abonado en 2015 en la compra de las acciones. Y es que la operadora escandinava había pagado un total de 115 millones.

Su consejero delegado, Johan Dennelind, dijo que Spotify había sido una inversión fantástica para Telia, tanto por el retorno directo como por la perspectiva de la alianza. Telia ha estado vendiendo activos a lo largo de los últimos dos años, con el objetivo de reducir deuda.

Normas